Se espera una apertura complicada en Wall Street por ese dato de ventas minoristas peor de lo esperado y que nos deja con un sabor algo neutral ya que compensa en cierto modo la nueva bajada de tipos en la deuda de la periferia y el descenso del Euro por la ilusión que ha despertado el que el Bundesbank pueda apoyar al BCE en la reunión de junio.
La apertura de Wall Street va a estar marcada por el posible apoyo del Bundesbank a las acciones del BCE en su reunión de junio pero también por un muy decepcionante dato de las ventas minoristas de abril.

En Europa todo se ha recuperado desde los mínimos de la sesión gracias a un artículo en donde se dice que el Bundesbank podría apoyar las medidas que pudiera adoptar el BCE en la reunión de junio. Solamente escuchando esta frase, el mercado se ha puesto a descontar mayores probabilidades de ver un programa cuantitativo en Europa y eso ha hecho caer al euro y las rentabilidades en prácticamente todo el continente, generando un disparo alcista en los mercados de riesgo.

Sin embargo, según ha ido pasando la mañana, hemos conocido más datos de ese supuesto apoyo y que está fuertemente vinculado a las perspectivas que pueda tener el BCE sobre la inflación y además, no hay un apoyo explícito a ese programa cuantitativo, sino que hay más sintonía con medidas como por ejemplo bajada de tipos, depósitos a negativo, inyecciones de liquidez y de compra muy limitada de algunos préstamos bancarios, pero nada más. Por lo tanto, la alegría se paró en seco y nos ha resultado muy difícil poder superar los máximos de la sesión.
Europa ya ha realizado su trabajo, y ahora le queda a Estados Unidos apoyar o no este sentimiento y los datos macro nos han dado una de cal y otra de arena.

Estamos en una situación en donde Estados Unidos necesitan ver una economía lo suficientemente fuerte como para poder apoyar todo el camino que se ha trazado la Reserva Federal y hoy hemos conocido el índice de pequeños negocios de Estados Unidos que alcanza niveles anteriores a la crisis, sin duda una buena noticia, pero por otro lado hemos conocido que las ventas minoristas de abril han subido muy poco, sólo +0.1% y se esperaba un incremento de +0.4%. Ha sido un buen corte, ya que habíamos asimilado que el invierno había pasado y la situación estaba mejorando fuertemente, por lo que esto no nos cuadra, reforzando los máximos de la sesión como resistencia.

Sin embargo, Wall Street está sumido en un momento muy especial, ya que prácticamente todos los días estamos viendo noticias de fusiones y adquisiciones por grandísimas cantidades de dinero y eso es algo muy positivo de cara al medio plazo, algo que claramente puede ejercer de soporte.

Dando un vistazo por los gráficos, no se debe descartar en absoluto alguna pausa en algunos sectores que tuvieron un comportamiento relevante en el día de ayer ya sea superando algunas directrices bajistas, resistencias importantes o indicadores muy seguidos con señales claras.

Por ejemplo:

SPDR financiero:

xlf


PSDR de consumo discrecional:

xly


SPDR utilities:

xlu


Dow Jones:

dj


No nos cansamos de decir que es una situación en donde debemos tener mucho cuidado por la divergencia que se te entre las empresas grandes y las pequeñas, algo que puede verse claramente si uno se pone el gráfico del SP 500 junto al Russell 2000. La diferencia de situación técnica resalta la divergencia entre ambas cosas y no es una situación buena para la economía.

rs