Se espera una apertura bajista en Wall Street siguiendo la estela de Europa y totalmente focalizado en los acontecimientos que tienen lugar en Ucrania y siguiendo minuto a minuto el movimiento de las piezas de ese enorme tablero de ajedrez que es la geopolítica, y en donde todo el mundo está pendiente de cualquier acto que avise de un inicio de hostilidades en la zona.
 

Nos adentramos en una sesión en Wall Street tormentosa que tiene unos vientos en contra que de momento han dejado sin efecto el primer día de trading del mes que suele tener bastante apoyo comprador.
 

El viernes ya tuvimos un mal día con una muy fuerte recogida de beneficios que metió de forma momentánea a algunos índices en rojo pero nos las apañamos para que no fuera así. Ahora, la situación en Ucrania es mucho peor que la que tuvimos el viernes con una escalada de la tensión en todos los frentes, desde el diplomático hasta el militar. La parte occidental, con Alemania y Suiza al frente, presionan para que haya un grupo de observadores en la zona y se llegue a un acuerdo, pero durante la noche la aviación de combate ucraniana tuvo que interceptar dos violaciones de su espacio aéreo por parte rusa, lo que ha crispado más los ánimos.
 

En resumidas cuentas, el que el Parlamento ruso haya dado permiso a Putin para que pueda utilizar las fuerzas militares en Ucrania, entre otros movimientos dentro de la zona de grupos pro rusos y deserciones dentro de las fuerzas ucranianas, han hecho que Ucrania considere una declaración de guerra todo este conjunto de movimientos, por lo que un hipotético inicio de hostilidades está siendo tomado muy en serio por la comunidad internacional.
 

Lo anterior está haciendo que todos los activos refugio estén teniendo una gran demanda y en cabeza de todos ellos están los metales preciosos, algo que está ayudando única y exclusivamente a las mineras que tienen gran exposición al metal amarillo. También, la deuda pública se está viendo favorecida con bajadas de tipos prácticamente en todas partes y con unas notas a 10 años en Estados Unidos que colocan la rentabilidad por debajo de la media de 200 sesiones.
 

En Rusia, la cosa no va mejor, y su índice se ha desplomado algo más del 10% y también tiene problemas su moneda, que ha recibido el apoyo de su banco central al subir por sorpresa los tipos de interés al 7% desde el 5.5%, un movimiento que también llevó a cabo algún que otro país emergente para luchar contra la fuga de capitales que estaba dando lugar el recorte de los programas cuantitativos de la Reserva Federal.
 

Europa está cayendo fuertemente con descensos entre el -1.9% de Ibex 35 y el 2.7% del índice alemán, pero entre todo este movimiento bajista, aparece Warren Buffet y dice en una entrevista que él no vendería acciones por las noticias que llegan de Ucrania, pero si acaso sí sería comprador.
 

Por otro lado, todo este movimiento bajista está ayudando a rebajar los precios que muchos consideraban demasiado caros como para ser atractivos, por lo que no hay mal que por bien no venga.
 

En el frente macro, hoy vamos a tener datos importantes y de momento hemos tenido la lectura final de febrero del PMI de manufacturas de Markitt y queda más alto que el final de enero y también que el preliminar de febrero, por lo que es un punto alcista para pensar que una vez ido el mal tiempo, la economía norteamericana se empieza a recuperar.
 

También, hemos conocido los ingresos y gastos personales de enero en donde los gastos han sido mucho mejores de lo esperado y con un mantenimiento de la tasa de ahorro.
 

Esto no queda aquí, ya que a las cuatro de la tarde, hora española, tendremos los gastos de construcción y el muy importante ISM de manufacturas de febrero que sería deseable que quedase mejor de lo esperado y superior al del mes pasado, para continuar con esa tendencia de recuperación de cara a la primavera.