Se espera una apertura bajista en Estados Unidos totalmente focalizada en los datos macro que se nos han puesto encima de la mesa, preocupados por el dato de creación de empleo del viernes haber salido un ADP más bajo de lo esperado y una productividad que vuelve a ser negativa.
 
Nos adentramos en una sesión en Estados Unidos que va estar marcada principalmente por los datos macroeconómicos con extensión al dato de creación de empleo de Estados Unidos que conoceremos el viernes que viene.
 
Ya saben la cantinela, la debilidad y preocupación sobre la recuperación económica es lo que más dudas está generando, y además el paso de la Reserva Federal, que se ha visto mermada por esa bajada por sorpresa del Banco Central de Australia de 0,25% en los tipos de interés.
 
Estamos ya bajo la influencia del dato de creación de empleo del viernes que viene y hoy hemos tenido el adelanto de las cifras calculadas por el ADP. Pues bien, se esperaba una creación de empleo cercana a los 200.000 y ha quedado mucho peor de lo esperado, bajando hasta los 156.000, así que es un dato de cierta debilidad dentro de la creación de empleo, que no es lo que necesitamos en estos momentos, ya que en Europa hemos tenido algunos datos del sector servicios que también han dado un paso atrás. Si esto lo unimos a la nueva devaluación de la moneda China, pues tenemos unos interrogantes sobre la fortaleza de la economía mundial, que dañan las perspectivas de los mercados y pone en duda las intenciones de la Reserva Federal.
 
Pero esto no ha quedado aquí, ya que hemos conocido que el dato preliminar de la productividad del primer trimestre en Estados Unidos ha vuelto a caer, aunque menos de lo esperado. La productividad ha bajado 1% anualizado en el primer trimestre y van cuatro bajadas en los últimos seis trimestres, por lo que hay un poso de debilidad que preocupa mucho, sabiendo que el producto interior bruto fue decepcionante en el primer trimestre. Vale, todavía hay revisiones por delante, pero es que el comportamiento del dólar ha mostrado una debilidad muy fuerte y eso es lo que más preocupa, ya que la Reserva Federal sigue pensando en subidas graduales de tipos de interés.
 
Las horas trabajadas han subido cerca del 1,5%, así que consecuentemente los costes laborales se han disparado el 4,1%, lo que representa la subida más grande desde finales de 2014. Esto es bueno para la inflación, pero todavía hay otros muchos indicadores que no ayudan precisamente a pensar en una potencia suficiente como para desbancar la mala influencia de las perspectivas de la economía mundial.
 
Siguiendo el hilo, el déficit comercial del mes de marzo se ha reducido casi un 17%, alcanzando el nivel más bajo en más de un año, pero es que las exportaciones han bajado cerca del 2,2% y las importaciones caen un casi 5%. Las dos cifras son malas noticias, porque se compra menos en el interior y el encarecimiento del dólar hace más difícil que se venda en el exterior, algo que si lo combinamos con los resultados de los bancos en donde tuvieron menos ingresos el primer trimestre porque la incertidumbre los mercados financieros hizo que los clientes tuviesen menos actividad, casi se puede extrapolar lo mismo al gasto del consumidor, que ya hemos visto que sigue sin ser suficientemente decente, lo que habla de la precaución que está llevando en el día a día los consumidores incluso habiendo visto que los salarios crecen. Precisamente esto es una de las cosas que tiene en cuenta la Reserva Federal, ya que el crecimiento de los salarios genera un potencial gasto en el futuro si las condiciones mejoran, pero evidentemente, hay que mejorarlas.
 
Y seguimos con los datos macro, porque tendremos el PMI del sector servicios 15 minutos después de la apertura, y otros 15 minutos después, los pedidos a fábrica y el ISM de no manufacturas, por lo que volvemos a tener una sesión de volatilidad y de interpretaciones con respecto a la situación económica de Estados Unidos y por ende, el paso que lleva la Reserva Federal.
 
Otro dato que nos va a generar volatilidad va a ser la presentación de las reservas semanales de crudo realizado por el departamento de información energética de Estados Unidos. Las del API del día de ayer no nos han dado demasiado juego porque con respecto al crudo tenemos un incremento de las mismas que es más de lo esperado y que compensa la bajada de la semana anterior, pero en destilados y gasolina tenemos una extensión de las bajadas. Sabiendo el movimiento de vuelta que ha tenido el dólar y la incertidumbre con los datos macro, puede que hoy, salvo datos extraordinariamente diferentes, no tengamos mucho juego.
 
En el aspecto técnico, nos quedamos con dos gráficos importantes:
 
En el gráfico adjunto ven al NYSE, cuyo RSI ha perdido la directriz alcista desde los mínimos en sobreventa de este año, pero se ve perfectamente que está tomando como soporte la directriz bajista que viene desde los máximos de 2015, así que la presión hacia abajo se mantiene.
 
nyse

 
Por otro lado, veamos el futuro del SP 500 en donde el RSI está ya atacando fuertemente la directriz alcista que viene desde los mínimos en sobreventa de este año, y además, el de volatilidad, el VIX, sigue sin perder la directriz alcista que viene desde principios de abril, una señal que vino magistralmente marcada por el MACD, así que hay factores negativos técnicos para los activos de riesgo.
 
vixsp

 
Luis Javier Diez.