Se espera una apertura en Wall Street confusa tras un dato de ventas minoristas que pone en jaque la recuperación de empleo que vimos en el dato de la semana pasada. Les pone de cara el factor divisa y subraya que no es momento ahora de subir tipos, pero tampoco gusta ver que todo esto es porque su economía no confirma del todo en el comienzo del Q2.
El mercado europeo está teniendo muy mala suerte últimamente, y es que no acabamos de tener el soporte necesario desde mundo de las divisas para que podamos acabar de remontar y cambiar la dirección del mercado en el corto plazo.

Toda la atención sigue estando en la reacción del mercado de divisas pidiese factor positivo de un euro barato que se ha estado colando en los resultados empresariales y que ha sido muy beneficioso para las empresas europeas.
La ventana de oportunidad para que las bolsas europeas acabasen remontando se abrió el viernes pasado con un dato de creación de empleo de Estados Unidos de abril mejor de lo esperado, aunque sigue teniendo claroscuros, pero hemos remontado el mal dato que tuvimos en marzo.

Recordemos también que el producto interior bruto de Estados Unidos puede tener una revisión que le ponga en negativo en el primer trimestre y el dato de empleo es el primero del segundo trimestre, pero necesitamos que el resto de datos de comienzo del trimestre sean también mejores de lo esperado para confirmar esa recuperación.

Por lo tanto, la mejora del euro en el par euro dólar se quedó en suspenso hasta buscar esa confirmación, hasta el punto de crear un hombro cabeza hombro que tenía en zonas importantes de soportes la línea clavicular.

Sin embargo, todo se ha ido al traste en cuanto hemos conocido el dato de ventas minoristas de abril que ha quedado peor de lo esperado, por lo que no se ha confirmado esa supuesta mejoría que debería aparecer con el dato de empleo, lo que ha hecho que el dólar se debilite y el par euro dólar se dispare al alza, lo que está arrastrando a la baja a los mercados europeos.

eurusd


En resumidas cuentas, se ha perdido una buena oportunidad de confirmar ese reequilibrio de fuerzas en el euro dólar que debería ser favorable para el mercado europeo.

Sin embargo, y tal y como hemos estado contando durante ya mucho tiempo, estamos en un momento de cambio de peso que va desde el beneficio que viene por un euro barato a otro en donde la economía subyacente está mejorando, tal como hemos visto con los productos interiores brutos de algunos países de la periferia, la mejora de Francia, pero el dato peor de lo esperado, pero todavía en crecimiento de Alemania.

Este cambio de peso lo que nos garantiza es un mercado muy divertido lleno de turbulencias.

Con respecto a EEUU, la situación tampoco es buena. Es cierto que el factor divisa empiezan a tenerlo a favor, pero es difícil digerir algo así cuando la debilidad viene porque tu economía está dando trompicones. Por lo tanto, es ligeramente negativo para ellos y confirma que la subida de tipos debe mirarse pasado septiembre.

Este dato hace que sigamos dando vueltas a las resistencias de los 11.100 del NYSE y los 5.000 del Nasdaq junto con unas instituciones que llevan muchos días neutrales, algo que no es de extrañar con el jaleo macro que tenemos.
En valores concretos tenemos:

Humana tiene rebaja de recomendación a neutral por Sterne Agee

Microsoft tiene mejora de recomendación a comprar desde neutral por Dt Bank.

Delta Airlines sube dividendo un 50% nada menos y recompra de acciones propias por valor de 5.000 millones.

American Express sube dividendo hasta los 0,29$ y recompra de 150 millones de acciones, lo que aumenta el programa anterior al que le quedaban por comprar 45 millones.

General Electric vende su unidad de financiación comercial de Japón.