Se espera una apertura negativa en Estados Unidos siguiendo el comportamiento de los mercados en Europa y debemos estar muy atentos porque si Estados Unidos tiene una reacción algo exagerada la situación, Europa podría acercarse a los mínimos del viernes.
 
Comenzamos la sesión y la semana en Estados Unidos y sólo hay que echar un vistazo a lo que está pasando en Europa para hacernos una idea de lo que nos podemos encontrar en Wall Street.
 
Europa amaneció en rojo salvo en España, que estaba centrada en los resultados de las nuevas elecciones, pero poco a poco se ha visto arrastrada por la inmensidad del mercado que estaba apretando las ventas en cuanto hemos visto que los bancos italianos tenían problemas y los bancos británicos siguen con muy fuertes descensos que en algunos casos están superando el 20%.
 
Las consecuencias del voto de salida de la Unión Europea por parte de Reino Unido es una capa de incertidumbre que va a estar entre nosotros durante mucho tiempo, así que es normal escuchar a personas autorizadas dar su opinión sobre los acontecimientos y pedir calma para que todo se desarrolle con normalidad. Estos comentarios han venido desde la cabeza más visible del Tesoro norteamericano hasta el secretario de Estado. Para que nos hagamos una idea de cómo está la situación, había anunciada una especie de reunión abierta que tiene carácter anual y organizada por el Banco Central Europeo, en donde estarían presentes tanto el presidente del BCE, del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal, aunque visto lo visto, los tres han cancelado su participación.
 
De momento poco a poco lo que está saliendo al mercado son estimaciones, recortes de previsiones y de beneficio por parte de algunas empresas precisamente por ese daño. De momento las primeras en abrir la boca han sido las aerolíneas, con fuertes desplomes en estos momentos, pero es que también el miedo a la recesión está golpeando duro a los valores relacionados con la construcción en Reino Unido. Como podemos imaginarnos, las cotizaciones de las empresas británicas en Estados Unidos, están sufriendo muy fuertes pérdidas.
 
Hoy todo se va a basar en la continuación de la onda expansiva de los problemas que tuvimos el viernes pasado, ya que Europa no ha conseguido rebotar de forma fuerte, aunque mantiene una cotización por encima de los mínimos del viernes, así que estamos muy pendientes de cómo se lo tome Wall Street. Allí sí que parece que vamos a perder los mínimos del viernes, y cualquier extensión fuerte de las ventas allí, que puedan llevarse por delante a un soporte, puede hacernos buscar ese nivel importante que de momento contiene una extensión de los nervios.
 
Para una muestra, vean cómo cerraron el viernes los dos índices del Dow Jones:
 
dj

 
Hoy vamos a tener un día pobre en datos macro, aunque alguno ha aparecido como por ejemplo el déficit comercial de bienes en Estados Unidos del mes de mayo que se ha ampliado hasta alcanzar los 60.590 millones de dólares desde los 57.530 del mes anterior, peor de lo esperado que era subir hasta los 59.100. Las importaciones han tenido la culpa y no es un buen dato de cara a la cifra conjunta del déficit comercial.
 
En valores concretos tenemos:
 
Todos los bancos en Europa y en Reino Unido tienen problemas, junto con algunos en Estados Unidos porque las recomendaciones más repetidas en estos momentos es la de deshacerse de este tipo de valores.
 
Walt Disney puede tener alguna alegría porque su última película, la secuela de “Buscando a Nemo”, lo está haciendo muy bien en las carteleras.
 
Según el Financial Times, Intel podría estar pensando en vender su unidad de fibras seguridad.
 
Luis Javier Diez.