Se espera una apertura alcista en Estados Unidos tras un dato de producto interior bruto que queda mejor de lo esperado, que por un lado es positivo porque de cara a las numerosas advertencias de problemas en 2016 que aparecen por todas partes se necesita una economía en buen estado, pero por otro es un espaldarazo a los que piensan dentro de la Reserva Federal que hay caso para una subida de tipos de interés, por lo que la interpretación positiva no está exenta de factores negativos, lo que hace que el apoyo no sea total.
 
 Cerramos ya la semana de los mercados norteamericanos y toda la vista está puesta en el entorno macroeconómico.
 
Primero de todo, porque hemos tenido un dato de producto interior bruto preliminar de Estados Unidos que ha quedado sorprendentemente mejor de lo esperado, marcando un +1% cuando se esperaba que se rebajase del +0,7% anterior al +0,4%. Como podemos imaginarnos, el primero que ha dicho “esta boca es mía” es el dólar, que ha empezado a ganar fuerza en todos los frentes.
 
Esta mejor lectura del dato de producto interior bruto de la economía de Estados Unidos puede ser bastante celebrada por los mercados, porque este fin de semana tenemos la reunión del G20 en donde los últimos días, incluso hoy mismo, hemos estado escuchando declaraciones de prácticamente todos los países acerca de las fortísimas incertidumbres que tenemos delante nuestro y que todo el mundo se tiene que poner de acuerdo para conseguir una coordinación para atacar y atajar los riesgos que atenazan a la economía mundial en el corto plazo. Por lo tanto, que Estados Unidos muestre una fortaleza de economía superior a lo esperado, es algo muy deseable porque si nos debemos meter en problemas, mejor que vayamos lanzados que no a trancas y barrancas.
 
En resumidas cuentas, el dato es un apoyo a la parte de la Reserva Federal que piensa que todavía hay un caso para subir los tipos de interés, pero el mercado, sabiendo lo que tenemos este fin de semana, se queda con una fortaleza de la economía muy deseable para afrontar los problemas que tengan que venir.
 
Además, el futuro del crudo vuelve a disparas otra vez más del 3% colocándose por encima de los 34 $, así que acuérdense de esa correlación que estábamos viendo entre el comportamiento del SP 500 y la rotura al alza del canal bajista del precio del crudo de referencia en Estados Unidos.
 
El único punto discordante que tenemos en todos los mercados es precisamente el comportamiento del oro y lo que están haciendo los inversores con él. Esta mañana, en el artículo de situación intradía, hablábamos de lo peligroso que resulta ver que los activos de riesgo suben gracias a que las mineras,  y las de oro en particular, están tirando del carro, pues puede haber un momento en donde pase algo que deje al resto de activos de riesgo al descubierto. De hecho, Bank of America Merrill Lynch ha avisado que en la última semana ha habido una entrada de dinero de fondos en oro al mayor nivel desde 2009, y salida de dinero de las bolsas al mayor nivel desde 2008, por lo que es algo que debemos tener muy presente.
 
Evidentemente, si hay una coordinación mundial entre bancos centrales y actuaciones para mejorar la economía mundial, debemos tener muy presente el comportamiento del oro, porque una nueva salida de ese activo refugio, podría ser muy beneficioso para las bolsas.
 
La cuestión de los datos macro no acaba aquí, ya que nos dio un susto la confianza del consumidor de la Conference Board y hoy tenemos la lectura final de la confianza del consumidor creada por la Universidad de Michigan, por lo que necesitamos que ésta dé cifras altas para seguir pensando que el consumidor mantiene la economía interna viva, o por lo menos lo suficientemente viva.
 
En el aspecto técnico, tenemos que ayer cerramos por encima de la media de 50 sesiones y la volatilidad va buscando la media de 200, así que todo el mundo está pendiente de ver quá es lo que pasa ahora para saber si ese doble suelo tiene mayor continuidad  o no.

vixsp

 
Dentro de unas horas veremos si las instituciones se suben al movimiento o siguen estando neutrales.
 
Luis Javier Diez.