Y hay que acostumbrarse a lo que pone en el título. Las manos fuertes se fueron, cerrando sus posiciones, y el mercado se ha quedado en manos de las débiles, que suelen pilotar como vaca sin cencerro...El volumen es muy bajo y es fácil mover cotizaciones.

Hoy me gustaría recordar esta pauta estacional de cara a las elecciones:



Y recuerden que este es un año de elecciones abierta…

Seguimos al rebufo positivo del dato de empleo. Un dato ideal para las bolsas, porque por un lado, significa que la economía está bien, pero por otro lado no ha supuesto que cambien los descuentos de cero subidas en lo que queda de año.

El viernes el S&P 500 y el Nasdaq dieron máximos históricos, aunque como es habitual últimamente, son mini máximos en sesiones con rangos pequeños.

Otra ayuda muy importante hoy, es la subida del casi 2% del petróleo, que va a poner las pilas a las petroleras, que en EEUU ya saben que son un sector influyente.

Los otros valores considerados refugio están a la baja como el oro o el yen japonés, mostrando una mayor aceptación de riesgo de manera general.

Reuters además considera que la campaña de resultados está saliendo mucho mejor de lo esperado. Comentan que según sus datos en el S&P 500 los beneficios van a bajar 2,6% de media cuando antes del inicio de la campaña de publicaciones se esperaba -5%.

Entre los valores a destacar, las bajadas de Tesla por un volumen de gastos publicados que no han gustado al mercado, y la de Delta Air Lines, que tiene un problema en sus sistemas que está retrasando sus vuelos a nivel mundial.