Se espera una apertura en Wall Street algo neutral porque todos están pendientes de lo que pueda decir la FED esta tarde y con algunos resultados empresariales que no han sentado bien.

Nos metemos en la sesión norteamericana y de lleno en la zona de influencia del fin de la reunión de la Reserva Federal que conoceremos esta tarde, hora española.

No se esperan cambios en los tipos de interés y ya se tiene más o menos asumido que veremos un nuevo recorte de 10,000 millones de dólares en los programas cuantitativos. Lo interesante va a ser su valoración de los últimos datos macro que apuntan a una ligera mejora de la economía norteamericana una vez acabado el mal tiempo, a la vez que pueda afectar esto a los QE. También hay que destacar que es la primera reunión como Presidenta de Janet Yellen, por lo que se va a estar muy pendiente de qué tal lo hace a la hora de comunicar las cosas. Otro punto esperado es ver si dejan de fijarse en el 6,5% de tasa de desempleo para empezar a pensar en subidas de tipos y pasan a otra manera de valorar la situación, de forma más global y no con umbrales en los datos.

Los resultados empresariales vuelven a llamar a la puerta y pide a sus 15 minutos de gloria en un momento en donde la atención de los inversores se reparte entre las Reserva Federal y la escalada de las tensiones en Ucrania.

Los tres sectores que van a tener atención por parte de los resultados son el de transportes, tecnológico y el de construcción:

Para el de transporte tenemos los de FedEx:

Presenta beneficios de 1.13 dólares, peores de lo esperado que eran 1.52 dólares. Ajustados son 1.23 dólares

Las ventas del segmento de carga aumentan un 9% con respecto al año pasado. El segmento de tierra aumenta las ventas en un 10% con respecto al año pasado. En total, las ventas del tercer trimestre aumentaron 3% hasta los 11.300 millones de dólares.

Dice que va a subir en 2014 las tarifas de algunos servicios en Estados Unidos junto con algunos otros de envío en una media del 3.9%.

Dice que reduce su previsión de gastos de capital en 200 millones menos de lo presentado en la estimación anterior.

El problema está en la reducción de la previsión de beneficios para todo el año, que baja a una horquilla entre $6.55 y $6.8, cuando se esperaba por el mercado $6.89. La causa de esto ha sido el mal tiempo que han tenido.


Para el de constructoras tenemos los de KB Homes:

Esta importante constructora ha presentado resultados con un beneficio de $0.12, mucho mejor de lo esperado que eran $0.08 y mucho mejores que las pérdidas de $-0.16 del año pasado.

Las ventas también en despuntado hasta los 450.7 millones de dólares desde los 405 del año pasado, superiores a los 445 esperados.

Punto positivo para el índice inmobiliario de Filadelfia.


En el de tecnológicas tenemos los que se presentaron ayer tras el cierre de Adobe y Oracle:

Adobe presentó ayer resultados de +$0.09, peores de lo esperado que eran +$0.12 y peores que los del año pasado que fueron +$0.13. Ajustados por un $0.3

Las ventas se mantienen prácticamente sin cambios en los 1000 millones con un incremento de 405.000 suscripciones a su sistema en la nube, lo que aumenta sus usuarios hasta los 1.84 millones.

La buena noticia es que por primera vez más de la mitad de sus ingresos totales viene por estas suscripciones y por marketing digital. El cambio de modelo de negocio le está costando y de momento todavía no ha acabado de girar completamente ya que la facturación de los servicios en la nube es distinta que de la compra de software directo.

Malas noticias desde el creador de bases de datos norteamericano Oracle, ya que ayer presentó resultados de $0.56, peores de lo esperado que eran $0.67 y ligeramente por encima de los $0.52 del año anterior.

Los resultados no son más que la confirmación de que está perdiendo cuota de mercado y otras tecnologías empiezan a hacerse con parte de su pastel. Las ventas aumentaron casi 4% hasta los 9,310 millones de dólares, peor de lo esperado.


En cuanto a datos macro, sólo el de déficit por cuenta corriente, que queda al nivel más bajo desde 1999, por lo que es un punto a favor del dólar.