Se espera una apertura en Estados Unidos muy confusa ya que entramos en una semana en donde los verdaderos protagonistas son las decisiones que tienen que tomar tanto la Reserva Federal como el Banco de Japón. Dado que los otros dos bancos centrales no han tomado cartas en el asunto, nadie sabe lo que puede pasar ahora. No tenemos datos macro de relevancia y tampoco resultados empresariales importantes antes de la apertura, por lo que de momento se está en calma.
 
Comenzamos una semana en los mercados norteamericanos que va a ser crucial y por extensión al resto de mercados mundiales, ya que si en semanas anteriores tuvimos las decisiones sobre tipos de interés y política monetaria del Banco de Inglaterra y del Banco Central Europeo, esta semana cerramos el ciclo con lo que tenga que decir la Reserva Federal y también el Banco de Japón.
 
Hay que recordar que ni el BoE ni el BCE han tomado cartas en el asunto en un movimiento que se especula que va dirigido a aguantar la artillería pesada para cuando haya necesidad real de la misma en una especie de movimiento orquestado ya que se pidió una y otra vez que si se hacía algo fuese una maniobra conjunta.
 
Con respecto a quién puede iniciar las hostilidades, todos los ojos están puestos en el Banco de Japón, ya que los últimos datos macro que hemos conocidos no son demasiado favorables y demasiada gente está esperando que tomen cartas en el asunto. El problema es que ya hubo una vez, semanas atrás, que estuvimos muy convencidos de que el Banco de Japón iba a tomar medidas y no lo hizo, así que tenemos espacio para grandes decepciones, algo que hay que tener muy en cuenta dada la altura que hemos alcanzado en Wall Street.
 
Precisamente, hoy estamos huérfanos de datos macroeconómicos en Estados Unidos y lo único importante que tenemos encima de la mesa ha sido el dato de confianza empresarial del Instituto IFO que conocimos en Alemania con unas cifras bastante mejores de lo esperado, por lo que la lectura de la confianza de un mes en donde ya se conoce la salida de Reino Unido de la Unión Europea, no ha mostrado preocupación excesiva.
 
Por lo tanto, mientras Estados Unidos ve los problemas de Europa desde la lontananza, todo el mundo se va a quedar un poco parado a la espera de lo que tenga que decir la Reserva Federal cuya reunión comenzará mañana y arrojará sus resultados el miércoles que viene.
 
La temporada de resultados que se toma una pequeña pausa y no tenemos demasiados grandes nombres, siendo el más importante de todos Texas Instruments que los dará tras el cierre. El que hemos conocido antes de la apertura es el siguiente:
 
- Kimberly-Clark han presentado resultados del trimestre de 1,56 dólares, por encima de lo esperado que eran 1,48 dólares y subiendo muy fuerte desde los 0,83 $ del mismo período del año pasado. Ajustados son 1,53 dólares.
 
Las ventas descienden hasta 4590 millones de dólares desde los 4640 del año pasado, ligeramente por encima de lo esperado.
 
No hay buenas noticias con respecto a las previsiones porque espera que los beneficios ajustados bajen a una horquilla de 5,95 $ por acción a 6,15 $.
 
El sector tecnológico puede estar movido ya que mañana, tras el cierre del mercado, conoceremos los resultados de Apple, con especial vigilancia las previsiones que pudiera haber o cifras de ventas de los iPhone. Ya saben que esta compañía con respecto a las ventas de sus móviles tiene una estacionalidad bastante marcada, ya que cuando aparece un nuevo modelo las cifras se disparan pero cuando ya el mercado y los usuarios se huelen que entramos en período de la presentación de un nuevo modelo, las ventas se desploman. Los analistas están como locos para intentar saber si aparece un nuevo producto que revolucione el mercado y dé nueva vida al valor, aunque ellos parece que ya han asumido de que Apple debe pasar de ser una empresa tecnológica a una empresa de servicios tecnológicos.
 
Por otro lado, también debemos estar atentos al sector energético del SP 500, ya que el crudo de referencia en Estados Unidos está bajando -1,47% y se sitúa en 43,54, bastante lejos de los máximos alcanzados recientemente por encima de los 50 $. Como punto especial que hemos conocido hoy, el recuento de instalaciones petrolíferas en activo creado por Baker Hughes ha tenido un disparo bastante importante con respecto a la cifra de la semana pasada, así que poco a poco el número de instalaciones aumenta y eso genera la posibilidad de que la producción aumente dentro de Estados Unidos y es algo que es negativo para el precio del crudo.
 
Hoy es un día en donde tenemos pocos referentes entre los aledaños del mercado, pero es curioso que cantidad de veces donde tenemos un lunes en donde no hay resultados empresariales muy fuertes o tampoco datos macroeconómicos, siempre aparece una operación de compra o fusión entre empresas que es la que intenta animar las cosas.
 
Hoy el movimiento nos lo pone tanto Yahoo como Verizon, ya que se ha confirmado que esta última compra a la primera los activos de Internet por un total de 4830 millones de dólares junto con algunas propiedades inmobiliarias. Este movimiento muchos lo han calificado como la puntilla para una compañía que no ha sabido ni ha comprendido seguir el paso marcado por su competencia y que marca prácticamente el final de una era.
 
En el aspecto técnico seguimos quedándonos con el comportamiento de la volatilidad del futuro del SP 500. Si se fijan en el gráfico adjunto, el miércoles pasado dejamos una muestra de interés comprador que generó al día siguiente un rebote y la bajada del viernes marco como resistencia el mínimo del último trimestre del año pasado. Dado que el MACD del VIX sigue estrechando, y de cara a los eventos de bancos centrales que tenemos durante lo que queda de semana, debemos estar muy atentos porque el peligro podría mantenerse para los activos de riesgo si no conseguimos perder los mínimos del mes y acabar bajando a la zona de mínimos siguiente. Si el MACD consigue cruzarse al alza, podrían hacerse realidad los peligros para los activos de riesgo.
 
vixsp

 
Luis Javier Diez.