Se espera una apertura bajista en EEUU siguiendo al resto de los mercados con mucha confusión acerca de lo que el mercado piensa de los bancos centrales y lo que dicen ellos sobre los mercados. El mercado de divisas es el primero en reflejar las incertidumbres y eso mueve a todos los mercados, sin quitar al crudo que tiene su propia guerra entre Irán y Arabia.
 
 
La sesión del martes en Estados Unidos tiene mal aspecto en este momento, ya que los futuros del nocturno están rozando un descenso medio de -0,8% y es que de momento no aparecen factores a favor de los activos de riesgo.
 
Ayer, el presidente de la Reserva Federal de Boston hizo unos comentarios acerca de que el mercado tenía mal su hipótesis sobre los tipos de interés, ya que la economía seguía bien y se necesitaban no sólo más tipos de interés sino también unos incrementos con un menor intervalo de tiempo, algo que debería haber generado fortaleza en el dólar de forma inmediata pero que no lo está haciendo.
 
La escasa reacción de la moneda norteamericana a esas advertencias, está metiendo miedo a más de uno y es que hoy el dólar-yen está cayendo -0,7%, lo que da más intensidad a ese hombro cabeza hombro que se estuvo generando durante todo 2015 y que sigue siendo un factor negativo para la adopción de posiciones en los activos de riesgo por el carry-trade que se realiza en este par:
 
usdjpy

 
Sin embargo, la debilidad del dólar no significa precisamente que haya problemas, lo que pasa es que genera un ambiente de incertidumbre que es muy difícil resolver y que dificulta la buena marcha de algunas correlaciones que son favorables para los activos de riesgo. Cuando tenemos a varios miembros de la Reserva Federal apostando por subidas de tipos de interés y la moneda en vez de subir, baja, hay algo que no funciona porque alguna de las dos partes está equivocada: o la Reserva Federal o el mercado. Normalmente, una moneda baja podría atraer dinero del exterior para comprar cosas que son baratas pero pensando en revalorizaciones posteriores incluidas subidas de tipos de interés y de valor de la propia moneda, algo que se puede ver perfectamente en el gráfico adjunto cuando se compara el NYSE con el dólar index. En este gráfico se ve que la fuerza comparada entre ambos ha roto el canal bajista al alza aprovechando la pérdida de la tendencia alcista por la cesta de monedas contra el dólar. Pero, ¿qué pasa si lo que hay es miedo a que la Reserva Federal tenga el pie cambiado con respecto a las amenazas a las que se enfrenta la economía mundial? Recordemos que hoy los pedidos industriales de Alemania han quedado peor de lo esperado y además la previsión de crecimiento para el país se ha reducido, al mismo tiempo que hemos visto otros datos del sector de servicios que han quedado bastante mal en toda la zona euro.
 

 
De cualquier manera, esa debilidad del dólar está haciendo que Estados Unidos siga ganando la partida a Europa porque ellos no tienen programa cuantitativo pero nosotros sí lo estamos teniendo, algo que no parece estar teniendo el mismo efecto en los activos de riesgo que vimos en Estados Unidos. Vean en este gráfico la comparativa entre el Stoxx 600 y el NYSE y cómo la fuerza comparada entre ambos sigue cayendo desde principios de este año, rompiendo la lateralidad en la que estuvimos desde prácticamente abril de 2015.
 
stoxx

 
Pero la diferencia entre Europa y Estados Unidos no se queda aquí, ya que muchos están viendo que la economía de Estados Unidos está ganando a la europea y que Wall Street tiene una diferencia de inflación con Europa importante, por lo que se está intentando hacer una combinación de los comentarios de la Reserva Federal con lo que dijo el BCE en su momento que no se veía bajando más los tipos de interés, así que muchos tienen los ojos totalmente abiertos por si lo que se está viendo en el mercado de divisas es un ajuste de los operadores al nuevo enfoque que tienen los bancos centrales de la política monetaria, pues ya se van acabando las oportunidades de ver más apoyos, así que de alguna manera todo lo que había que descontar ya está hecho, explicando el momento de aquella subida fuerte del euro contra el dólar cuando el Banco Central Europeo aumentó todas las medidas para apoyar la economía.
 
El mercado de divisas es uno de los protagonistas, pero otros de los que más daño nos está haciendo es el continuado descenso de los precios del crudo que mete bajo presión no sólo a las materias primas sino también a los sectores relacionados.
 
En el aspecto técnico, volvemos a fijarnos en la situación del futuro del SP 500 y de la volatilidad, pues se puede ver perfectamente que el RSI del futuro del SP 500 se ha alejado un poquito de la sobrecompra y además la volatilidad ha repuntado un poco, dando algo más de fuerza a esa situación que dificulta ver subidas en los activos de riesgo que es la sobrecompra en el SP y la sobreventa en el VIX:
 
vix

 
La volatilidad va a ser afectada en cuanto abramos, porque tenemos datos macroeconómicos que pueden generar movimiento, como el PMI tanto de servicios como compuestos 15 minutos después de la apertura, o a las cuatro de la tarde, hora española el ISM de servicios.
 
El crudo va a tener también movimiento, pero no lo veremos hoy sino mañana, pues con el mercado cerrado volveremos una semana más a tener el dato del Instituto API que calcula las cifras de reservas semanales de crudo que oficialmente conoceremos mañana por la tarde.
 
En valores concretos tenemos:
 
Walgreens ha presentado resultados mejores de lo esperado pero con unas ventas que se quedan cortas.
 
Twitter puede tener apoyo porque se ha hecho con los derechos de retransmisión de los partidos de la Liga Nacional de Fútbol, según Bloomberg.
 
Tesla también puede tener movimiento por la fuerte acogida que ha tenido la presentación de su nuevo modelo eléctrico para las masas y las cifras de ventas en el primer trimestre que superan un 50% con respecto mismo período del año pasado.
 
Luis Javier Diez.