Se espera una apertura moderadamente alcista en Wall Street. Los titulares de EEUU ponen que se espera así por dato de ventas al por menor. Pero no creo que sea por eso. Los días de bajadas se usan los datos macro, para decir que se baja porque son buenos y hay miedo a las subidas de los tipos de interés, y los días de subida al revés.


El mercado hace mucho que no descuenta de forma positiva un dato bueno. Sencillamente porque teme las subidas de tipos de interés.

Pienso más que el tono moderadamente positivo inicial se debe al contagio del fuerte rebote técnico de Europa que se mantiene desde ayer, y como no, a la mayor tranquilidad que el mercado tiene al respecto del culebrón griego.

Seguimos dentro de las figuras de cuña, y dentro de la misma se dan muchos bandazos que no son fáciles de explicar.

Para el sector financiero un dato como el de ventas al por menor es una buena noticia, aumenta notablemente las posibilidades de subidas de tipos en septiembre, y esto se considera bueno para el sector porque amplía sus márgenes. Ya ayer, el sectorial financiero fue una de las estrellas positivas del día.

Cada vez se descuenta más intensamente una subida de tipos en septiembre.

Las acciones de Box suben 12% tras subir previsiones. Citrix sube más del 6% tras saberse que la compañía podría estar pensando en vender algunas unidades, en rebajar costes y en aumentar las recompras de acciones propias.

A pesar de la peor o mejor pinta que puedan tener los gráficos, no olvidemos este factor de las recompras de acciones propias, que están a un altísimo nivel, y que por sí solas pueden mantener en pie a un mercado. No es la primera vez que pasa. A fin de cuentas es dinero que entra en el mercado, aunque sea de las propias compañías.

En el gráfico diario adjunto del futuro del mini S&P 500 podemos ver como ha rebotado al alza tras un doji encima de la media de 100 días y de la línea inferior de la cuña ascendente, cuando el estocástico marcaba sobreventa. De hecho la mayor sobreventa desde marzo.