Se espera una apertura más o menos plana en EEUU consolidando las subidas de ayer, originadas por la interpretación típica de los últimos tiempos a los malos datos macro. Mejor "porque así suben menos los tipos de interés".

Hoy puede ser protagonista el gigante del transporte urgente mundial FeDex que sube 5% en preapertura después de pasar una oferta por la importante compañía holandesa TNT Express, por casi 5.000 millones de dólares.

Pero no todo va bien, la infuyente General Motors, baja casi 2% tras la noticia de que Canadá vende casi 73,4 millones de acciones del fabricante de vehículos a Goldman Sachs.

La clave para la evolución de Wal Street parece seguir estando en como de lejos se ve la próxima subida de tipos.

Hoy Goldman decía que apuesta por septiembre, pero que no se puede descartar diciembre.

Desde el punto de vista técnico, lo de ayer estuvo bien, pero no significa nada. Todos los gráficos importantes como el del S&P 500 siguen completamente congelados y en lateral sin acercarse a resistencias aún.

Apostar al cambio de tendencia por el dato de empleo es arriesgado. El mes pasado un dato de empleo absolutamente al revés de los que decían que los tipos se iban a subir antes de lo previsto, tuvo un efecto de 4 días, para luego volver al mismo sitio, y quedarse ahí muertos los índices. Ahora este nuevo dato de signo contrario, tampoco es creíble que vaya a cambiar la tendencia.