Se espera una apertura alcista en Estados Unidos con la vista puesta en malos datos macroeconómicos que pueden dar una nueva vuelta de tuerca a la especulación de un entorno favorable debido a que los bancos centrales pueden aumentar sus ayudas al mercado.
 
Comenzamos la semana en Estados Unidos y más o menos mantenemos el tono de preocupación con el que dejamos la semana anterior, ya que esos datos malos de precios de producción industrial y las malas ventas minoristas nos han dejado un cierto tono negativo de fortaleza en la economía, provocando que estemos todavía más pendientes de los próximos movimientos de los bancos centrales.

Hace escasos minutos hemos conocido el indicador de manufacturas de Nueva York y nos ha dado una sorpresa muy negativa porque en vez de seguir creciendo en la zona positiva se coloca bruscamente en la zona negativa, así que es otro dato que se debe anotar en los de debilidad económica y más en un momento en donde hemos conocido que el producto interior bruto anualizado del segundo trimestre de Japón queda en nada, es decir, no creció.

Sumado todo lo anterior y al juego del gato y el ratón que está poniendo encima de la mesa Reino Unido con el resto de la Unión Europea, tenemos una situación realmente complicada y en donde la única ventana de crecimiento por el momento es precisamente sacar partido de un sostenimiento durante más tiempo de los tipos bajos que garantizan un crédito barato.

Siguiendo el hilo anterior, a las cuatro de la tarde, hora española, conoceremos el entusiasmo de los constructores y el mercado cree que subirá un poco hasta colocarse en 60 desde 59. De momento la situación es favorable para el sector inmobiliario porque las hipotecas se mantienen baratas y el mercado laboral no está dando ninguna guerra, por lo que es un cóctel importante que sigue atrayendo clientes a la hora de comprar una casa, por lo menos de momento.

Todo lo anterior pasa por encima de las noticias corporativas que pueda tener alguna que otra compañía.

En otro plano, tenemos que el precio del crudo se está acercando la zona de los 45 $ porque vuelve otra vez el juego que ya vivimos tiempo atrás en donde el generador de movimiento era la especulación con una acción por parte de los productores de crudo para recortar la producción. Con respecto a esta última, hay que decir que el recuento de instalaciones activas realizado por Baker Hughes nos da una nueva subida dentro de Estados Unidos, así que hay perspectivas de un aumento de producción y eso es negativo para el precio del crudo, pero como otra vez está la especulación de que la OPEP pueda hacer algo, pues estamos en una especie de fuego cruzado que de momento gana el factor de los rumores.

Nos afecta positivamente ver que los datos macroeconómicos que vimos el viernes en China, peores de lo esperado, se han saldado con una subida cercana al 3% de la bolsa de China, o por lo menos de los futuros, esperando precisamente nuevas actuaciones con respecto a los estímulos, así que es uno de los puntos que apoya la primera parte de lo que comentamos, que hay una cierta ventana que apoya al mercado precisamente por esa debilidad de los bancos centrales en forma de apoyo a la economía (mercado), precisamente algo que puede dañar la inflación en un plazo razonable, lo que hace que se piense que sea muy difícil por parte de la Reserva Federal tener vía libre para subir los tipos de interés este año.
 
Luis Javier Diez.