Se espera una apertura en Wall Street con un punto alcista tras los datos de ADP que ponen la esperanza de ver un dato de creación de empleo mañana superior a lo esperado, aumentando la probabilidad de ver un Q2 mejor que el Q1.

Entramos en un área de la semana en donde vamos a estar totalmente dominados por los datos macroeconómicos y las interpretaciones que se van a hacer de los mismos en lectura de Reserva Federal para ver si al final hacemos tres subidas de tipos de interés este año o cuatro.

Mañana tenemos el dato de creación de empleo, pero hoy hemos tenido los aperitivos acostumbrados pero todos concentrados en un sólo día, ya que se retrasa casi todo una sesión por la festividad del Memorial Day del lunes.

Recopilando, tenemos un ADP que sube más de lo esperado hasta tocar los 253.000, tenemos las peticiones de desempleo semanales que también suben más de lo esperado hasta las 248.000 y además un Challenger que asciende hasta 51.700, una variación del 71,4% con respecto a la lectura anterior. Precisamente, uno de los que más ha alarmado es este último dato, ya que se ve que hay una reducción muy fuerte que viene del sector minorista y también del sector de automoción, según la tendencia de la venta online y la conducción autónoma van calando dentro de los sectores, por lo que en cierto sentido ya se empieza a notar la reducción de puestos de empleo que tanto se teme.

Los datos macro no terminan aquí, pues 15 minutos después de la apertura tenemos el índice de directores de compra del sector de manufacturas en su lectura final del mes de mayo. 30 minutos después de la apertura, tendremos el ISM de manufacturas junto con los gastos de construcción.

Otro punto interesante va a ser la presentación de las cifras oficiales de reservas semanales de crudo en Estados Unidos. Las del API ofrecen una reducción de las mismas de -8,67 millones, pero eso no ha ayudado a que el crudo levantase el precio de forma notable, incluso tampoco apareciendo noticias acerca de que la OPEP estaría sopesando un recorte de la producción más profunda en caso de que con el tiempo la reservas siguiesen todavía muy altas.

En el aspecto técnico, ayer tuvimos un día negativo pero acabamos lejos de mínimos, lo que ha hecho que nos fijemos en la fuerza de algunos índices y aparecen algunas divergencias bajistas con respecto al RSI. Dado que todos los ojos están puestos en lo que pueda pasar con el dato de creación de empleo de mañana, es comprensible que el mercado no tenga fuerza suficiente hasta que ese dato no esté encima de la mesa, pero es una situación técnica que hay que tener en cuenta por si aparecen decepciones.