Se espera una apertura bajista en Wall Street dando continuidad al alejamiento de las resistencias en el NYSE y Nasdaq. Excusas muchas: malos datos en China, problemas en Grecia, tensión en los bancos de EEUU, miedo a la subida de tipos, problemas en las materias primas, el dólar daña a las exportaciones…
Segundo día n los mercados en donde tenemos un desfase horario con respecto a Estados Unidos, ya que ellos ya han entrado en su horario de verano.

Lo anterior hace que la sesión europea sea más corta, y por lo tanto, la influencia de Wall Street se note antes haciendo que Europa tenga todavía menos vida propia.

Recordemos que ya hemos visto cómo el saldo neto de las instituciones al cierre del último día pasó a ser ligeramente vendedor, lo que ha dado más entidad al alejamiento de la zona de máximos tanto del NYSE como del Nasdaq.

También estamos en la semana posterior al dato de creación de empleo de EEUU de febrero, lo que hace que la sombra del dato sea todavía muy larga, se mantenga la digestión del mismo y además continúan en cierto modo las consecuencias de la aceptación por parte del mercado de que los tipos de interés van con paso firme hacia una subida.

Por lo tanto, si el mercado cree que va a haber una subida de tipos, tenemos presión bajista en los precios de la renta fija, lo que provoca subida de tipos, y además un fortalecimiento extra del dólar, que si es combinado con el programa cuantitativo del Banco Central Europeo, nos da una fortaleza extraordinaria del billete verde.

Lo anterior es un arma de doble filo, ya que una moneda más cara hace que los habitantes de ese país tengan mayor capacidad de compra, lo que favorece las importaciones, pero aquí el problema lo tienen las exportadoras ya que sus productos cada vez son más caros, por lo que tenemos en cierta manera lo comido por lo servido. En este contexto, es importante ver que la economía interior tiene soporte por parte de los compradores, ya que si las exportaciones tienen dificultades, el consumo interior es el que tiene que tirar del carro, y por eso las preocupaciones del mercado acerca de que la tasa de participación de la fuerza laboral no esté acompañando a la economía y mucho menos el aumento de los salarios. El aumento de valor del dólar está intentando contrarrestar esa ausencia de aumento en los salarios, pero de ninguna manera es una situación ideal.

En Europa estamos sintiendo los efectos secundarios de la fortaleza del dólar, ya que las petroleras vuelven hacer las peores del día seguidas de las mineras dentro del súper sector de recursos básicos. Esto quiere decir que hay que tener mucho ojo con el SPDR de energía y también el de materiales.

xle


Hablando de sectores del SP 500, también debemos tener vigilando al de bancos. Sabemos que han pasado las pruebas de esfuerzo de la Reserva Federal, pero falta saber qué pasa con sus planes de capital y además esas presiones que podrían venir desde Basilea en forma de aumento de requerimientos de capital al estar a punto EEUU de meterse en un ciclo de subidas de tipos de interés.

Como se puede observar el gráfico adjunto, tuvimos una muestra de interés vendedor al principio de febrero y tras ella nos hemos quedado navegando sin dirección alguna esperando acontecimientos.

El RSI está ciertamente estable pero más débil al perder su tendencia alcista desde los mínimos de enero.

xlf


Siguiendo con los factores a tener en cuenta, las materias primas tampoco han podido tener apoyo por parte de los datos que hemos conocido de China, ya que la inflación ha subido, pero más bien por el efecto positivo que suele tener el cambio de año, así que no es consuelo de ningún tipo. Los precios de producción industrial siguen cayendo de forma fuerte así que China no está sirviendo de agarre en este sentido.

El otro punto importante del día, Grecia, se está utilizando de excusa para ver bajadas superiores al 1% en Europa aprovechando declaraciones y contra declaraciones tanto de Grecia como de Alemania a cuenta de las negociaciones en las que están metidos y además las informaciones que han aparecido acerca de que tiene que echar mano del fondo de rescate bancario para poder hacer frente a las necesidades de efectivo que tiene este mes.

Lo anterior hace que la deuda de Grecia sea la peor del día acercándose al 10% y el otro punto de atención en el mercado secundario de deuda europeo lo tenemos en que Italia ya paga menos que España, algo que se está tomando como una muestra de que pasa factura la posibilidad de una inestabilidad política en las mis múltiples elecciones de nuestro país.

Volviendo a Estados Unidos, hoy tenemos pocos datos macro, como suele ser habitual en la semana posterior al dato de creación de empleo, pero a las tres de la tarde tendremos el de inventarios al por mayor, así que puede aparecer algo de volatilidad a la hora de su presentación.

La situación técnica no ha cambiado demasiado, ya que las subidas que tuvimos ayer en los principales índices de EEUU, no consiguieron compensar las pérdidas del día anterior, así que debemos estar muy atentos a los mínimos del mes por si acabamos perforando esos niveles, más importantes en el NYSE que en el resto por tener la media de 200 sesiones justo en ese sitio, tal como se puede ver en este gráfico:

nyse


En valores concretos tenemos:

Boeing dijo ayer que iba hacer mejoras en su triple siete para mejorar la capacidad de alojamiento de pasajeros y además la eficiencia del mismo para de esta manera darle un impulso más a la producción ya que es su producto más rentable.

Pfizer tiene problemas ya que la FDA advertido que un fármaco su yo que ayuda a dejar de fumar, ha presentado problemas en algunos pacientes, que al combinarlo con la bebida, se han vuelto agresivos o simplemente se han desmayado.

Qualcomm ha presentado un nuevo programa de recompra de acciones que alcanza los 15.000 millones de dólares y sustituye al anterior al que le quedaban por ejecutarse 2,1 millones. Como pueden ver, este es el principal motor de Wall Street.

Y como estrella del día, Apple y los efectos de la presentación de sus nuevos productos en donde brilla con luz propia ese reloj que tiene versiones en oro que alcanzan precios cercanos a los 17000,00 $. El problema es que este tipo de dispositivos no están teniendo demasiada aceptación por parte del mercado porque todavía hay dudas acerca de su utilidad y duración de la batería, que en algunos casos puede necesitar dos cargas de batería en un solo día.