Se espera una apertura confusa en Wall Street a la espera de ver las actas de la FED para ver si tenemos pistas de más subidas de tipos en junio o si puede ser la última. El sector bancario está alertando de que pasa algo con la correlación con Trup y hay que vigilarlo.

Nos adentramos en una sesión en Estados Unidos en donde la atracción principal va estar centrada casi a partes iguales entre datos macroeconómicos y la lectura de las actas de la Reserva Federal de la última reunión.

Ambos factores confluyen en lo que se espera que pase en la próxima reunión del mes de junio.

Por un lado, hemos visto que durante la semana han descendido las peticiones de préstamos para la compra de viviendas pero han aumentado las refinanciaciones, algo que suele verse cuando hay bajadas de tipos en los préstamos, pero a la vez la situación no está clara como para comprar casa. Recuerden que la venta de viviendas dio unas cifras muy negativas hace bien poco y 30 minutos después de la apertura tendremos la venta de viviendas de segunda mano.

Hay que recordar lo que se está hablando en el sector inmobiliario, que los constructores están empezando a ver que es más rentable crear viviendas para dárselo a entidades que las alquilan que la propia venta a particulares, por lo que se está estrechando mucho el mercado primario de la vivienda.

Con respecto a la Reserva Federal, los futuros sobre fondos federales descuentan por encima del 80% una subida de tipos de interés el mes que viene pero los últimos días hemos visto comentarios de miembros del Comité que daban un paso adelante apoyando más subidas de tipos de interés durante este año, pero posteriormente se desdecían de alguna manera volviendo a poner el foco sobre los datos macro, que eran ellos los que decidían lo que se debía hacer.

Sin alejamos demasiado de esta línea, se sigue con mucha atención los acontecimientos con respecto a las políticas de Donald Trump. Ya saben que ha presentado una especie de borrador del presupuesto en donde se está buscando cabida para la reforma fiscal que deje neutral al déficit, por lo que se está sacando dinero de las ayudas a las personas más pobres y además buscando ingresos, por ejemplo, vendiendo la mitad de la reserva estratégica de crudo.

Pasando ya al crudo, las reservas calculadas por el Instituto API dejan recortes tanto en el crudo como destilados y gasolina, a la espera de confirmación por parte de las oficiales. En la OPEP cada vez aparecen más declaraciones y confirmaciones de que están estudiando no sólo alargar el acuerdo de recorte de la producción hasta más allá de 2018 sino también aumentar su cuantía, espoleados por la posibilidad de que se ponga tal cantidad de crudo en el mercado de un solo golpe que les hunda el precio.

Como podemos imaginarnos, esto tendrá efecto directo sobre la inflación, así que será algo a valorar y quizá haya referencia por parte de la Reserva Federal, aunque nunca han hecho demasiado caso de las promesas de Donald Trump, algo que dice muy bien la baja confianza que se tiene en su rendimiento político.

La temporada de resultados sigue su curso y ya estamos metidos dentro de valores de segunda fila, pero hoy tenemos una buena tanda en el sector minorista y están siendo muy mal recibidos por el mercado, por lo que debemos estar atentos a la presión bajista sobre el sector de consumo discrecional, que ya saben que tiene una relación especial con los artículos básicos de consumo.

- Lowe’s presenta resultados de su primer trimestre con unos beneficios netos de 0,7 $, bajando desde los 0,98 $ del año pasado. Ajustados mejoran considerablemente hasta los 1,03 dólares pero están por debajo de lo esperado que eran 1,07 dólares.

Las ventas mejoran de 15.230 millones de dólares hasta los 16.860, por debajo de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año suben el 1,9%.

- Tiffany presenta resultados con unos beneficios netos de su primer trimestre de 0,74 $, subiendo desde los 0,69 $ del año pasado y mejor de lo esperado que eran 0,7 $.

Con respecto a las ventas, suben desde los 891,3 millones del año pasado hasta los 899,6, peor de lo esperado que era estar por encima de los 910 millones.

- Chico’s FAS presenta resultados del primer trimestre con unos beneficios de 0,26 $, subiendo desde los 0,23 $ del año pasado pero peores de lo esperado que eran 0,29 $.

Para las ventas, descienden desde los 643 millones de dólares hasta los 583,7, peor de lo esperado que era bajar hasta 624. Problema gordo en las ventas en centros con más de un año porque se esperaba un descenso de -2,2% y se anota una bajada de -8,7%.

- Advacend Auto Parts presenta resultados del primer trimestre con unos beneficios ajustados por acción de 1,6 $, muy por debajo de los 12,12 $ esperados.

Las ventas en centros con más de un año caen -2,7% y en general bajan de 2979,8 millones de dólares a 2890,8.

El mercado se está tomando muy mal los resultados y está haciendo que descienda en preapertura más del -5%.

En el aspecto técnico tenemos que en gráficos a días seguimos fijándonos en el comportamiento del Dow Jones de transportes porque es el único de los gordos que está por debajo de la media de 50 sesiones, aunque el resto está teniendo algo de dificultad para poder alcanzar los máximos anuales, donde hemos fallado más de una vez. En gráficos semanales, sigue sin variaciones los dobles y triples techos junto con el hombro cabeza hombro en formación del Dow Jones de transportes.

Por otro lado, debemos seguir con muchísima atención la evolución de los acontecimientos en el sector bancario del SP 500. Recuerden que tuvo movimiento alcista muy potente en el momento en que Donald Trump se hizo con la presidencia de Estados Unidos por una apuesta clara por el aumento de inflación gracias a las promesas electorales que hizo. Si miran el gráfico adjunto a meses, verán que estamos bajo la influencia de una cubierta de nube oscura cuando alcanzamos la sobrecompra, momento en el que no hemos parado de tener problemas. No pierdan de vista que tanto Goldman Sachs como JP Morgan tienen en gráficos a días figuras de hombro cabeza hombro y si se fijan en el gráfico adjunto del sector, verán que el RSI está empezando a acercarse demasiado al peligroso nivel de la directriz alcista desde los mínimos de 2016, ya que perder está directriz junto con una salida de la sobrecompra suele traer problemas. Muchos están fijándose en que este movimiento del sector bancario está dejando claro que el mercado ya no se está fijando en Donald Trump, así que debemos tener muchísimo cuidado lo que pueda pasar de ahora en adelante.

Luis Javier Diez.