Se espera una apertrua confusa en Wall Street a la espera de los resultados de Alcoa en un momento en donde no tenemos datos macro y en Europa las cosas se están complicando por no ver el QE en el corto plazo.
 
Nos adentramos en la sesión en Wall Street tras dos días de fuertes bajadas que nos han alejado de máximos de cara a enfrentarnos al siguiente punto caliente del calendario, los resultados empresariales.

Aunque no lo parezca, la preocupación por los efectos del crudo invierno veulven otra vez a la palestra, ya que toda la lucha en semanas anteriores contra este efecto ha tenido lugar en el campo de batalla de los datos macroeconómicos, con una fuerte bajada por este motivo en algunos de ellos y la posterior recuperación según nos iba ganando terreno el buen tiempo. La culminación de esta pequeña recuperación, se vio claramente en el dato de empleo de marzo, acercándonos otra vez a la cota de los 200.000 y con revisiones al alza de los datos de meses anteriores.
 
El problema ahora es que el efecto dañino del invierno se teme que sea visible en los resultados del primer trimestre, por lo que muchos consideran agotada la razón que nos ha hecho de revulsivo para acercarnos a los máximos anuales. Se recogen beneficios y ahora toca esperar a ver si ha habido mucho daño… y el Wall Street Journal dice que cerca de 90 empresas del SP500 han dado mal profit warnings. Una de ellas es Citigroup, que parece que ha dicho a los inversores que no va a llegar a los objetivos de beneficio.
 
En términos generales, todas las envolventes bajistas que dejamos el viernes, han tenido su tirón bajista y ahora se buscan razones para poder sostenernos incluso generar un rebote.
 
Los datos macro hoy no ayudan porque no hay ninguno decente y el primer resultado será el de Alcoa tras el cierre, por lo que en un primer plano no tenemos motivos para seguir cayendo fuerte ni tampoco para rebotar.
 
Por otro lado, en el plano internacional no tenemos noticias positivas, desde las voces dentro del BCE que niegan una actuación en el corto plazo, algo que está haciendo que el euro vuelva a ganar fuerza y está sentando fatal a los activos de riesgo, hasta un recrudecimiento de la tensión en Ucrania, con una invasión silenciosa por parte de Rusia tensando la cuerda muchísimo del antibelicismo que reina en el siglo XXI entre las primeras potencias. El aumento de la tensión ha tenido lugar cuando Rusia ha advertido a Ucrania de que no use la fuerza, ya que eso podría llevar a una guerra civil.
 
Hablando de Rusia, el FMI recorta las previsiones de crecimiento por la amenaza de Rusia y los problemas de Brasil, sube a la eurozona y a Reino Unido y mantiene estable a EEUU.
 
En el aspecto técnico, tenemos que nos acercamos al 38,2% de Fibo de la subida desde los mínimos de febrero con pérdida de directriz en el RSI.
 
dj
Uno de los que hay que vigilar es el SPDR financiero porque él sí ha llegado a Fibonacci y eso nos puede ayudar algo, pero claro, no hay que perder de vista posibles pérdidas que nos jueguen una mala pasada.
 
xlf