Se espera una apertura bajista en EEUU como consecuencia de los nuevos problemas que vemos en Europa y el miedo a que se presenten de sopetón en EEUU datos macro que apunten a que la debilidad también les toca a ellos. De cara al dato de empleo del viernes hay miedo y respeto por las actas de la FED que conoceremos esta tarde. En EEUU están convencidos que los problemas no les van a afectar en gran medida, pero la confianza es el punto más débil que se puede tener en cisnes negros.

 
Queda una sesión menos para el dato de creación de empleo de Estados Unidos que conoceremos el viernes y que probablemente nos dé mucho movimiento en el mercado.
 
Europa vuelve a tener un mal día y además la cierta tranquilidad que tenía el índice británico a primeras horas de la mañana, ha explotado por los aires ya que está atacando la zona de soporte y además pierde nada menos que -1,6%, con más muestras de daño en el sector bancario y sobre todo en el sector inmobiliario. Recordemos ese corralito que se ha impuesto en tres fondos inmobiliarios y además el índice de directores de compra de la construcción que se ha metido en contracción.
 
Todos los activos que representan seguridad están teniendo muchísima demanda, desde todos los bonos en todas partes, pasando por las utilities, y metales preciosos, y acabando en el yen.
 
Por lo tanto, otra vez debemos estar atentos a las mineras de oro porque parece que son las más favorecidas en todo este tinglado junto con las utilities.
 
El crudo sigue teniendo problemas y está cotizando en 46 $, lo que supone una bajada del 1,24% y pone en apuros los mínimos anteriores.
 
Una vez Wall Street esté abierto, no sólo hay que tener en cuenta las ondas expansivas de lo que está ocurriendo en Europa, sino los efectos secundarios que puedan tener los datos macroeconómicos, ya que se espera que Estados Unidos pueda ver desde la distancia lo que está pasando en Europa, pero con una economía que aguante el tipo, así que necesitamos imperiosamente ver que los datos macroeconómicos salen o fuertes, o mejores de lo esperado, pero en ningún caso que presenten debilidad. Desafortunadamente, llevamos unos cuantos que no están por la labor, por lo que si se acumulan datos negativos, Estados Unidos puede ceder más terreno y cuando ellos bajan, nosotros nos desplomamos.
 
Hoy hemos conocido el déficit comercial que ha subido más de lo esperado, pasando de -37.380 millones de dólares a -41.140 millones, 1000 y pico millones más de lo esperado, por lo que es un mal dato para el crecimiento y no debería ser precisamente positivo porque hay problemas en las exportaciones y es precisamente donde se puede notar el problema de crecimiento que tenemos delante.
 
15 minutos después de la apertura vamos a tener el PMI de servicios y compuestos de Estados Unidos pero el plato fuerte lo conoceremos a las cuatro de la tarde, hora española, con el ISM de no manufacturas. Sabiendo que tenemos el dato de creación de empleo del viernes, necesitamos que los datos de empleo sean lo mejor posible para intentar verter algo de optimismo de cara a ver un dato del mes de junio que nos haga olvidar el mal dato de mayo.
 
Hablando de economía, tras el cierre del mercado europeo, tendremos la lectura de las actas de la última reunión de la Reserva Federal, y veremos hasta qué punto el miedo al resultado del referéndum influyó para mantener los tipos de interés sin cambios y posponer la esperada subida de tipos una reunión más, junto con el dato de empleo de mayo. Por activa y por pasiva la Reserva Federal dice que tienen su propio camino y que no les influye los acontecimientos de fuera, aunque en el pasado se ha demostrado que eso no es así, ya que normalmente la Reserva Federal no añade volatilidad cuando el mercado ya está volátil, y es una de las situaciones que tenemos en estos momentos, aunque precisamente la volatilidad del SP 500 no esté marcando ese nerviosismo, pero a nivel internacional sí se nota.
 
En el apartado técnico nos vamos a quedar con tres gráficos. El primero de ellos es el movimiento paralelo del Dow Jones de industriales con el de transportes. Si se fijan en el gráfico adjunto, verán que la zona de los 18.000 puntos es una clara resistencia en el de industriales, pero el mínimo anterior al referéndum en Reino Unido es el soporte para el de transportes, así que tenemos los niveles tanto de resistencia como soporte muy claros y debemos estar atentos a ver por dónde salimos:
 
dj

 
Por otro lado, veamos cómo anda el futuro del SP 500 y su volatilidad. Lo único destacable es que el RSI del futuro del SP 500 no ha conseguido superar la directriz bajista desde los máximos del mes pasado y dada su fiabilidad, el MACD del VIX hay que vigilarlo para ver si el alivio que marcó en el rebote desde los mínimos del mes con esa envolvente alcista en el futuro del SP 500, llega a su fin y volvemos a meternos en otro swing bajista.
 

 
Luis Javier Diez.