Se espera una apertura alcista en Estados Unidos impulsada otra vez por la esperanza en Donald Trump
 
Comenzamos la semana con cifras positivas tanto en el mercado europeo como norteamericano en una sesión en donde no hemos tenido datos macroeconómicos de importancia y tampoco los vamos a tener en Estados Unidos, pero toda la atención esta puesta otra vez en la esperanza de que Donald Trump dé a las empresas lo que prometió en campaña: fuertes bajadas de impuestos.

Además, la creciente oposición del sistema judicial de Estados Unidos a hacer todo lo que se le pase por la cabeza a Donald Trump saltándose prácticamente todo, abre una pequeña puerta a la esperanza de que las medidas proteccionistas no se lleven a cabo en Estados Unidos porque en algún rincón de la administración norteamericana podría surgir una voz de sensatez haciendo que no se puedan implementar en su totalidad dichas medidas, lo que reduciría el factor negativo de la administración de Trump pero podría dejar crecer el factor positivo que son las rebajas de impuestos y quizá esa recuperación de los beneficios en el exterior que ronda nada menos que los 2,5 billones de dólares.

Tal como comentamos en nuestro artículo de situación intradía, estamos muy pendientes del número de valores que acompaña a los índices norteamericanos a nuevos máximos, porque necesitamos más apoyo de forma urgente ya que el número de valores es especialmente escaso y eso puedo hacer mucho daño en relativo poco tiempo.

Tampoco tenemos resultados empresariales de importancia porque empiezan a ser ya muy numerosos los nombres de segunda y tercera fila.

En el aspecto técnico nos vamos a quedar con dos gráficos. El primero de ellos es el que hemos estado siguiendo en los últimos días que es la comparativa entre el Dow Jones de industriales y el Dow Jones de transportes. Este último no ha perdido la zona de los 9000 puntos y eso mantiene lejos la posibilidad de un doble techo. Ahora mismo el RSI está intentando romper con la divergencia bajista, lo que nos daría algo de vía libre para poder alcanzar lo que en estos momentos nos preocupa más a todos, la cercana sobrecompra que hay prácticamente en todos los índices y es que no hemos entrado ya como por ejemplo en el Nasdaq compuesto.

djdti


El siguiente es el futuro del SP 500 con la volatilidad. Si se fijan, el RSI de la volatilidad tiene dificultades para poder cambiar de dirección, lo que es un apoyo para los activos de riesgo. La sobrecompra, otra vez, tema complicado según el SP 500 va creando nuevos máximos.

vixsp


Luis Javier Diez.