Se espera una apertura en Wall Street confusa, porque el Globex no acaba de pasar a positivo tras el dato de ventas minoristas, algo que deja claroscuros en su lectura porque es bueno para la economía pero también da la razón a la Reserva Federal, algo que puede ser negativo para el mercado en el medio plazo.
 
Los mercados han recibido un soplo de aire fresco en forma de datos macroeconómicos en Estados Unidos. Para entender lo que realmente ha pasado y las dimensiones del movimiento, vamos hacer un pequeño repaso.
 
Recordemos que el crecimiento de Estados Unidos en el primer trimestre ha sido más débil de lo esperado y que algunos datos que hemos conocido del primer mes del segundo trimestre tampoco ha sido demasiado buenos, con un sector de servicios que ha intentado compensar el mal comportamiento del sector de las manufacturas, y hemos visto cómo algunos datos estaban mostrando que el consumidor no estaba realmente por la labor de consumir, gastar y apoyar a la economía. Algo en lo que se fijó mucho la Reserva Federal fue que los salarios estaban subiendo de forma consistente pero consumidor no gastaba, lo que hacía que la tasa de ahorro aumentase. Ya sabemos que la Reserva Federal confía en que los mercados estén equivocados y muchos últimamente han dicho que el mercado no acaba de entender lo que quiere hacer la Reserva Federal. Recordemos que ellos siguen diciendo que puede haber espacio para tener dos o más subidas de tipos de interés este año y que siguen teniendo la idea de hacer que esas subidas sean graduales. Sin embargo, el mercado no está pensando exactamente lo mismo y apenas descuentan una subida de tipos de interés este año.
 
Pues bien, desde la propia Reserva Federal, algunos miembros dicen que si hubiese una recuperación de la economía en el segundo trimestre, se confirmaría que se pueden dar más de dos subidas de tipos de interés este año. El problema está en el consumidor, ya que hemos visto en el primer trimestre, tanto los bancos norteamericanos como los bancos europeos, que la incertidumbre ha hecho que todo el mundo esté más quieto de lo normal, lo que hizo bajar drásticamente las ventas de todos los bancos. En realidad, la misma situación se ha dado con los consumidores y el problema es que de ahora en adelante no vamos hacia una época de menor incertidumbre, sino que es al contrario, por un lado las elecciones presidenciales en Estados Unidos, pero también la votación de permanencia de Reino Unido en Europa y además las elecciones en España.
 
Todo el mundo estaba asustado porque si el consumidor no gasta, al final la economía se resiente y por eso estaba todo el mundo muy atento al resultado de las ventas minoristas del mes de abril, porque es el comienzo del segundo trimestre.
 
Por lo tanto, lo que nos hemos encontrado es que las ventas minoristas han subido más de lo esperado en el mes de abril alcanzando una cota del 1,3% cuando se esperaba una mejoría del 0,8%. Los mercados han reaccionado al alza y los futuros en el Globex han parado las pérdidas.
 
Evidentemente, es una buenísima noticia para la economía ver que el consumidor despierta, porque le da un apoyo consistente, pero la parte negativa de todo el asunto es que apoya la visión de la Reserva Federal. La cuestión está ahora un poco más clara, aunque en realidad seguimos teniendo la incertidumbre bastante grande.
 
Por un lado tenemos a Estados Unidos en donde los dos focos de inflación más claros son, por un lado, la recuperación de los precios del crudo, y por otro esa bolsa de inflación potencial en forma de un aumento de los salarios pero una participación del consumidor más bien baja. Comenzamos el segundo trimestre con un consumidor más alegre, por lo que se subraya el factor potencial de sí incremento de los salarios. Sin embargo, tenemos por otro lado el miedo a que China no acabe de mejorar, junto con las posibles consecuencias económicas a corto plazo que tenga un voto a favor de la salida de Europa de Reino Unido y además las elecciones de España. En conjunto, el miedo que hay es que Estados Unidos empiece a mejorar, la Reserva Federal se vea obligada a subir los tipos de interés más pronto que tarde, pero sin embargo todas las citas políticas vayan mal, lo que genere un momento en donde la Reserva Federal vaya con el pie cambiado con respecto a los acontecimientos que tengan que pasar, así que muchos creen que esa incertidumbre va a hacer que no suban los tipos de interés antes de que pasen esas dos cosas en Europa. Recordemos que algún miembro de la Reserva Federal dijo que había que dejar que la inflación se recalentarse más para asegurarse de que puede aguantar una nueva subida de tipos de interés.
 
 
En una primera reacción, las minoristas son las que mejor deberían recibir el dato y compensar el mal comportamiento de días pasados por los malos resultados, aunque hoy JC Penney sea otro valor muy dañado:
 
- Symantec presentó ayer por la tarde resultados ajustados de su último trimestre de 0,22 $, peores de lo esperado que eran 0,24 $.
 
Las ventas quedan en 873 millones de dólares, peores de lo esperado.
 
Recordemos que de un mal profit warning hace no demasiado y los resultados presentados coinciden con aquel aviso.
 
Las previsiones de beneficios ajustados de su primer trimestre son de 0,24 $ a 0,26 $ con unas ventas que se mueven en la horquilla de 825 millones de dólares a 895. Con respecto a todo el año, los beneficios ajustados se mueven entre 1,06 dólares y 1,1 dólares con ventas que oscilan entre 3490 millones de dólares y los 3580.
 
Presenta planes de recorte de costes y entre ellos está la reducción de su fuerza laboral en un 10%, lo que significa pérdidas de empleos de 1200 personas, lo que les haría asumir una carga que oscila entre 230 millones a 280 millones de dólares, pero que tendría como efecto positivo la compañía unos ahorros de 400 millones al año.

 
- Dillard’s presentó beneficios de 2,17 $, bajando desde los 2,66 $ del año pasado, peores de lo esperado que eran 2,52 $.
 
Las ventas caen un 4,5% hasta situarse en 1500 millones de dólares, por debajo de lo esperado.
 
- NVIDIA presentó ayer resultados de 0,33 $, ligeramente por encima de lo esperado que eran 0,32 $ y mejorando mucho con respecto a los mismos resultados del año anterior que fueron de 0,24 $. Si quitamos extraordinarios, los resultados mejoran a 0,46 $.
 
Las ventas mejoraron un 13% hasta situarse en 1032 millones de dólares, mejores de lo esperado.
 
Con respecto a las previsiones, para el segundo trimestre sitúa las ventas en 1350 millones de dólares con un error del +/-2%, por encima de lo esperado.

 
- JC Penney presenta resultados de pérdidas de -0,22 $, mejores de lo esperado que eran pérdidas de -0,38 $ y reduciendo dichas pérdidas desde las del año pasado que fueron -0,49 $.
 
Las ventas se reducen ligeramente hasta los 2810 millones de dólares desde los 2860 del año pasado, bastante peor de lo esperado que era un incremento de las mismas. Las ventas en centros con más de un año caen -0,4% cuando se esperaba un incremento superior al 3%.
 
Si ya lo de las ventas no le va gustar nada al mercado, resulta que mantienen sus previsiones para las ventas dentro de su año fiscal con un incremento en la horquilla del 3% al 4% pero ha reducido su previsión de márgenes para todo el año.

 
Las reacciones a los datos macro no acaban aquí, ya que más o -30 minutos después de la apertura tenemos la lectura preliminar de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, así que necesitamos que vuelva otra vez a mejorar para poder conseguir cierta relación entre las ventas minoristas y el ánimo del consumidor. Además también a esa hora tendremos los inventarios empresariales.
 
Que la situación técnica, nos quedamos con la situación del Dow Jones. Hace dos días vimos cómo se estaba creando una envolvente bajista, tanto en el de industriales como en el de transportes, que ponía fin al rebote desde los mínimos del mes. Como se puede observar en el gráfico adjunto, el de transportes está poniendo en aprietos la zona de soporte de los mínimos del mes pasado, así que debemos tener muchísimo cuidado a lo que pase de ahora en adelante y sería extremadamente preocupante que la mejora de las ventas minoristas no consiguiese plasmar un efecto positivo en los mercados de riesgo:
 
dj

 
Luis Javier Diez.