Se espera una apertura débil, con inicio ligeramente bajista mientras esperamos más catalizadores que nos permitan mantener la altura alcanzada.


Sesión en Wall Street en donde otra vez estamos pendientes otra vez de los acontecimientos relacionados con los bancos centrales y vigilando de cerca el comportamiento de la inflación.

Hoy Europa está revuelta sin saber bien a dónde ir en las bolsas, ya que estamos en la parte alta de la lateralidad pero no acabamos de pisar el acelerador. Lo que nos sostiene es pensar que hay una alta probabilidad de que el BCE tome medidas en junio, pero lo que nos frena es pensar que esas medidas según va pasando el tiempo se van matizando y el resultado no gusta a todos los mercados.

Las perspectivas de la inflación y la economía en general por el BCE van a tener peso en la activación o no del QE, algo ya avisado ayer por el Bundesbank y hoy por miembros importantes de la entidad europea, algo que nos frena, pero el saber que es más posible una bajada de tipos y pasada a negativo de los tipos de los depósitos bancarios, entre otras medidas como LTRO para intentar avivar la financiación de las PYMES, sí están teniendo su efecto en el mercado de deuda y Forex.

Pues bien, el mercado de deuda está muy animado bajando tipos por más buenas colocaciones en España e Italia y porque el BoE dice que no tiene prisa en subir los tipos. Esto está haciendo que la periferia en las bolsas tenga algo de soporte.

En Wall Street tenemos que los precios de producción industrial suben más de lo esperado con un repunte no visto desde otoño de 2012 nada menos. Esto va a favor de FED, subida de tipos y recorte de QE…. Pero hay que tener cuidado porque este índice ha tenido una reconstrucción a principios de 2014, así que puede tener una lectura que no puede compararse al 100% con las anteriores.

Por otro lado, el Russell 2000 sigue aumentando su divergencia con el SP 500 y ayer bajó más de -1%, algo que cada vez preocupa más.