Se espera una apertura a la baja en Wall Street siguiendo el mal día en Europa pero navegando en los gráficos como un corcho sobre el agua a la espera de lo que tenga que decir la Reserva Federal el día de mañana.
Un nuevo día en esta importante semana, y un día menos para el evento principal de la misma que es la reunión del FOMC de mañana por la tarde, horario europeo.
 
La situación se ha revuelto un poco porque hoy en Europa estamos teniendo el efecto contrario de lo que estamos acostumbrados en las últimas sesiones, que simplemente consiste en meter dinero en las exportadoras viendo que el dólar sigue muy fuerte y por tanto el euro mantiene su debilidad.
 
Sin embargo, el evento de mañana por la tarde tiene implicaciones directas en el dólar, y como nadie sabe qué es lo que puede pasar, la especulación y movimientos dentro de la moneda se han parado en seco e incluso podemos estar viendo algunas recogidas de beneficio que resultan en fortaleza de las monedas contrarias en los pares, por ejemplo el euro.
 
Al tener fortaleza en el euro, el motivo de la inversión en las exportadoras se corta en seco, y así tenemos que el súper sector de automoción y recambios en Europa ahora mismo es el peor con un descenso cercano al -1,8%, lo que está sacando de máximos al futuro del índice alemán y se está llevando por delante al resto de Europa.
 
Si las exportadoras bajan cuando el euro está fuerte, las materias primas se fortalecen cuando el dólar está débil, y así en Europa tenemos que el súper sector de petroleras es el mejor subiendo 1,1% seguido de los recursos básicos con 0,25%.
 
Intentar trasladar lo anterior a Wall Street es algo un poco más complicado porque el crudo de referencia en Europa no está tan mal como el de referencia en Estados Unidos, en el que recientemente hemos tocado niveles no vistos desde marzo de 2009, pero aun así, por la aritmética de las divisas, debemos seguir prestando atención al SPDR de energía y el de materiales, por si acaso. Lo anterior, traducido a valores concretos, pues va desde Chevron y Exxon hasta Du Pont, todos en el Dow Jones.
 
Hablando de petroleras, hoy hemos vuelto a tener otra muestra de que el sector se está acomodando al nuevo escenario que provoca un fuerte descenso de los precios del crudo. Recuerden que todo el mundo está ojo avizor a ver si se acelera o se mantiene el ritmo del descenso de las inversiones en nuevos proyectos para intentar sustentar la opinión de que una reducción de la producción está a la vuelta de la esquina que pueda ayudar a recuperar algo de precio en el crudo. El valor en cuestión es ConocoPhilips ya puesto encima de la mesa un plan para reducir el gasto de capital en los próximos tres años.
 
En datos macro, lo más relevante que tenemos en el día de hoy han sido los datos de la construcción de viviendas y los permisos de construcción de febrero. Ambos siguen fuertes, aunque el mal invierno le ha jugado una mala pasada a la construcción de viviendas que ha caído cerca del 17%, pero tenemos un repunte en los permisos de construcción, así que la diferencia y divergencia entre ambos le da un voto de confianza al mal tiempo como causa principal del mal dato de construcción.
 
En el aspecto técnico no hay novedades, ya que el primer índice importante que llegó a niveles relevantes fue el Nasdaq compuesto alcanzando el 38,2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos de febrero, generando un rebote que han seguido el resto de índices a pies juntillas, incluso sin haber llegado a zonas importantes.
 
nasdaq