Se espera una apertura confusa en Wall Street por la espera al BCE y el dato de empleo del viernes. El ADP sale peor de lo esperado pero por encima del dato del mes pasado.

Primera sesión importante ya de cara al más importante todavía dato de empleo de Estados Unidos que conoceremos pasado mañana.

Importante porque hemos tenido el primer dato que es referencia para el del viernes, el ADP. Dicho dato ha quedado por encima del de febrero pero ligeramente por debajo de lo esperado, por lo que muestra crecimiento pero a un menor ritmo. Incluso con este dato ya encima de la mesa, los movimientos pueden estar muy condicionados porque tenemos otra cita importante mañana con el Banco Central Europeo y ese puede ser muy importante para todo el mercado porque hay mucho potencial de decepción si no se toman las acciones que el mercado ha estado descontando las últimas sesiones. Incrementando la presión sobre esa decisión, hoy hemos conocido los precios de producción industrial que siguen cayendo en la zona euro.

Siguiendo con los datos macro, a las cuatro de la tarde hora española tenemos los pedidos a fábrica, por lo que podremos tener algo de volatilidad en ese momento.

Europa hoy se ha parado en seco precisamente por esa espera a lo que tenga que pasar mañana y algo similar podríamos ver en Estados Unidos.

De momento no está teniendo efecto en el mercado ese anuncio del Consejo de Estado chino en donde se avisa de una fuerte inversión en ferrocarriles y la creación de un fondo de desarrollo junto con una confirmación de movimientos para impulsar el consumo interno. Esto debería ayudar tanto al súper sector de recursos básicos e industrial en Europa como el de materiales y el industrial en Estados Unidos en forma de SPDR.

El mercado tampoco está teniendo demasiado en cuenta ahora esa noticia bomba que hemos conocido en donde se ha llegado un acuerdo político para la implantación en pocos meses de la famosa Tasa Tobin, la que pone un impuesto a las transacciones financieras, y que no ha sentado bien a nadie, pues todo el mundo es consciente de que el día de su implantación la negociación en Europa puede cambiar muchísimo y obligaría a cambiar las operativas de forma muy seria. De momento, hay que seguir esperando a ver qué pasa después de las elecciones europeas, porque las intenciones de este tipo sobre el sector financiero, hay que ponerlas en cuarentena cuando se está en época de elecciones.

Los principales fabricantes de coches en Estados Unidos siguen teniendo un entorno complicado porque hoy Chrysler ha llamado a revisión cerca de 650,000 vehículos y todavía General Motors está expectante por las consecuencias de esos fallos que han tardado tanto tiempo en arreglar y que pudo causar varias muertes.

En el aspecto técnico, tenemos que tanto el SP 500 como el Dow Jones estamos muy cerca de máximos y necesitamos ya tener resueltas las dos citas de mañana y pasado para sentirnos libres de ataduras.

asp


dj