Se espera una apertura confusa en Wall Street ante la falta de catalizadores de corto plazo y unos índices en máximos que necesitan apoyos claros para seguir subiendo, aunque la inercia está a favor.

Seguimos avanzando en la temporada de resultados y tenemos un cierto respiro, ya que ahora estamos esperando que aparezcan todos los del sector bancario.
 
Mientras tanto, de momento el mercado se está tomando una pausa porque necesitamos catalizadores para seguir subiendo y las previsiones que se puedan dar para los próximos trimestres dentro de la temporada de resultados son un buen indicativo, al mismo tiempo que más datos macroeconómicos.
 
En este último plano, hemos conocido antes de la apertura los precios de importación y exportación, en donde lo más destacado es que el crudo sigue siendo un factor importante de inflación porque ha crecido en el mes de junio un 6%, aunque muy lejos queda del incremento superior al 15% del mes anterior.
 
Precisamente, hoy tendremos las reservas semanales de crudo que se espera que muestren otra nueva bajada que ronda los 3 millones de barriles. En este mismo sentido, la Agencia Internacional de la Energía ha dicho que ya estamos en un equilibrio entre demanda y oferta, pero dentro de este equilibrio sigue habiendo una ingente cantidad de reservas que van hacer lo que principal presente forma negativa sobre el precio. Evidentemente, necesitamos ver de forma continuada una bajada de la reservas para ir reduciéndose este factor negativo.
 
El punto verdaderamente importante lo vamos a tener el propio comportamiento del mercado, ya que hoy no tenemos demasiados factores que nos muevan y estamos en zona de máximos, así que todo el mundo estará fijándose en el aspecto técnico para saber si podemos aguantar aquí o tenemos alguna recogida de beneficios que haga más atractivos los precios para alguien que quiera apostar por romper máximos.
 
No debemos olvidar que de los cuatro grandes bancos centrales del mundo, tres están tomando medidas: el Banco de Japón, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra, por lo que hay un cierto ambiente de optimismo en el ambiente realmente palpable y encima cuando la tensión política en Reino Unido está rebajando un poco al ya tener claro quién va a ser el nuevo Primer Ministro. De hecho, la libra está empezando a generar algunas figuras en el corto plazo que podrían reforzarla un poco.
 
Esta noche, con el mercado ya cerrado, tendremos el libro Beige de la Reserva Federal, en donde se espera ver un tono algo más optimista de la economía que vaya en consonancia con el dato de creación de empleo que conocimos en el mes de junio.
 
Hablando de optimismo, debemos hablar de los últimos comentarios de personal relevante de la Reserva Federal.
 
Mester, la presidenta de la reserva Federal de Cleveland, dijo ayer que el resultado del referéndum en Reino Unido ha incrementado la incertidumbre sobre las perspectivas de la economía, lo que da algo de más margen para que la Reserva Federal pueda seguir valorando el ritmo de las subidas de tipos. Ella piensa que todavía la política monetaria no está yendo por detrás de los acontecimientos económicos, así que no piensa que se esté llegando tarde a nada y que todavía hay que esperar un tiempo para poder valorar el impacto de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.
 
Kashkari, el presidente de la Reserva Federal de Minneapolis, también ha dicho que no hay urgencia para subir los tipos de interés y que hay tiempo de sobra para permitir que la economía siga ganando potencia antes de dar el siguiente paso. Considera que la economía de Estados Unidos no va a caer en recesión y piensa que la gente está cautelosamente optimista.
 
En el apartado técnico nos quedamos con el futuro del SP 500 y el VIX. La situación parece idílica, el SP 500 creando nuevos máximos anuales, pero el verdadero problema, lo que preocupa, es la situación del VIX, ya que está otra vez posado en la zona de mínimos del último trimestre del año pasado, nivel que no hemos perforado ningún momento y que siempre ha generado algún tipo de rebote. Dado que el MACD ha marcado muy bien los vaivenes del mercado, en estos momentos tenemos una señal bajista en la volatilidad que es positiva para los activos de riesgo, así que hay que vigilar el momento en el que se pueda cruzar al alza, porque será negativo para el futuro sobre el índice.
 

 
vixsp

 
Luis Javier Diez.