Se espera una apertura bajista Wall Street primero como recogida de beneficios de la fuerte subida que tuvimos ayer, después por el descenso del precio del crudo al activarse la especulación con los datos del API de ayer y de las reservas oficiales que tenemos hoy, junto con un dato de ADP mucho mejor de lo esperado que hace temer porque la economía de Estados Unidos siga dando esperanzas a la Reserva Federal para subir los tipos de interés de forma gradual este año como tienen en mente.
 
Empezamos a entrar en una situación que trae recuerdos de hace no demasiados meses cuando estábamos al borde de la cancelación del programa cuantitativo en Estados Unidos. En aquel momento el mercado estaba muy nervioso porque se enfrentaban dos visiones que generaban una especie de choque de trenes o, más bien, un choque de olas que dejaba un montón de espuma en la superficie y que había que esperar a que todo se calmase para ver realmente hacia dónde iba la marea.
 
Por un lado tenemos la visión de miedo a la subida de tipos por parte de la Reserva Federal y que consiga llevarse al gato al agua para poder mantener esa perspectiva que tiene de ir subiendo gradualmente los tipos hasta alcanzar una situación más o menos normal en política económica. El mercado sabe que subir los tipos es, hasta cierto punto, dañino para la economía y además porque aumenta el precio de la financiación en todas partes, aunque siga estando ciertamente más o menos barato el dinero. Además, la perspectiva de subidas de tipos de interés en un momento donde prácticamente todo el mundo habla de miedo a la ralentización de la economía mundial, es una imagen de ir a contrapié que no gusta nada los mercados porque recuerda a la subida última de los tipos de interés que realizó el Banco Central Europeo y que acabó dañando muchísimo más a la economía de la periferia.
 
Por otro lado, el segundo tren o segunda ola, es que los datos macro empiecen a ser lo suficientemente fuertes no sólo para pensar en que la economía de Estados Unidos se mantiene sólida y aguante, por parte del consumo interno, la debilidad que pueda venir desde fuera, sino porque también puede aguantar las subidas de los tipos de interés, lo que nos deja un sumatorio no sólo con un resultado de cero, sino a favor de la economía, lo que puede empezar a mover el dinero de forma positiva.
 
Como podemos imaginarnos, el sumatorio anterior no es algo que se realice de la noche a la mañana, sino que puede generar bandazos y movimientos bastante importantes, mientras esa espuma se va deshaciendo.
 
Para ilustrar más o menos el choque anterior, tenemos el comportamiento de las mineras y el oro. El metal amarillo se ha tomado como valor refugio, lo que mostraba también el miedo a la situación general de la economía mundial por parte de los inversores, pero la subida ha sido tan notoria, que las mineras de oro en la renta variable se han visto favorecidas, de hecho hay alguna subidas de precio objetivo para algunas de ellas. Lo que tenemos aquí es precisamente ese choque, por un lado hay búsqueda de seguridad pero hay un arrastre al alza de determinados valores de la renta variable, los activos de riesgo. Si para cuando la espuma empiece a desaparecer, y el sumatorio al que nos referíamos al principio acaba siendo positivo, tendremos una salida desde los activos de seguridad para entrar en los de renta variable, pero aun así las mineras puede salir beneficiadas, porque podría salir dinero del oro para meterse en el cobre, que es el que más está relacionado con el desarrollo mundial.
 
El viernes que viene tenemos el importantísimo dato de creación de empleo de Estados Unidos del mes de febrero y lo que se busca es una cifra suficiente para mostrar que la economía de Estados Unidos está sólida, pero no tan alto como para darle razones a la Reserva Federal para mantener su idea de subir los tipos de interés de forma gradual. Estamos en la órbita de ese dato porque hoy hemos conocido el dato más importante de la sesión, que es el de ADP que intenta adivinar precisamente esa cifra. El dato ha quedado mucho mejor de lo esperado, por encima de los 210.000 cuando se esperaba un descenso a 190.000, lo que ha dejado al mercado un poco en el aire precisamente porque tenemos ese choque de trenes, apoya a la Reserva Federal, pero este es un dato muy relevante y ayuda a la economía.
 
En cuanto a datos macroeconómicos, se acabaron los importantes, y ahora mismo todos los ojos van a ir dirigidos a la reservas semanales de crudo que presenta el departamento de información energética, ya que el que se presentó ayer por la noche del API da un incremento de la reservas cercanos a los 10 millones, lo que está haciendo que el precio del crudo Este descendiendo descontando un incremento similar en los datos de esta tarde, por lo que debemos estar atentos para saber si pasa lo mismo de la semana pasada, que el incremento no es tan fuerte y empiezan a cerrarse cortos.
 
Las materias primas, como antes ilustramos con el oro y el cobre, junto con el crudo, son de las cosas que más está mirando en Estados Unidos. Demos un vistazo a la situación técnica de ambos sectores:
 
Como se puede ver, el SPDR de materiales, donde el que más pesa es Du Pont, del Dow Jones, está metido de lleno en la zona de directriz bajista desde los máximos de 2015. A finales del año pasado intentó superar la directriz, pero como no lo hizo, nos dejó otra que deja bien marcada la zona.
 
Tenemos peligro en la sobrecompra, pues si llegamos a la ella sin superar la zona, la resistencia puede crecer y poner las cosas más en manos del dato del viernes.

mart

 
Vean cómo acabó ayer el de energía, con subida y cerrando justo a la altura de la directriz bajista desde los máximos de noviembre de 2015 en el HCH que tanto nos machacó.
 
De momento la sobrecompra queda lejos, así que hay espacio para moverse. El evento es doble, no sólo la directriz sino también la zona de mínimos de agosto del año pasado, así que ojo con las repercusiones en los índices.

energ

 
En el aspecto técnico, nos quedamos con el futuro del SP 500, ya que ayer creo un nuevo máximo del rebote, se está empezando a pensar seriamente en el doble suelo por cerrar por encima de la línea de cuello, y además es que la volatilidad ha cerrado ligeramente por debajo de la media de 200 sesiones, dando más apoyo a la subida de ayer.
 
vixsp

 
En valores concretos tenemos:
 
Parece ser que IBM tiene en mente deshacerse de 150 millones de dólares de las acciones que tiene en Lenovo.
 
- Exxon dice que en 2016 va reducir el gasto de capital nada menos que un 25% para quedarse solamente en 2300 millones de dólares, lo que sigue mostrando esa adaptación de las compañías a un bajo precio del crudo.
 
- Monsanto tiene problemas en la preapertura porque por sorpresa ha reducido sus perspectivas de beneficio para 2016 y además reduce también sus perspectivas de flujo libre de caja.
 
- Delta Airlines también tiene problemas en la preapertura descendiendo algo más del 1% tras presentar cifras con descenso de los ingresos por pasajero y millas por asiento con un descenso de -5,5% con respecto al año anterior. El factor de carga también baja hasta el 79,7% desde el 80,3% anterior gracias a un aumento de la capacidad del 6%.
 
Luis Javier Diez.