Se espera una apertura con pocos cambios. Estos son los factores a considerar.


La realidad es que el S&P 500 se ha colocado en el centro del lateral, así que es inútil dar demasiadas vueltas a previsiones. Lleva todo el año dentro de dicho lateral y mientras no salga, lo único que se puede esperar son más movimientos erráticos bajo mil excusas.

El viernes no se tuvo el día por culpa del precio del petróleo, y los flojos resultados de Exxon Mobil y Chevron. El sector lo pasó realmente mal.  Hoy el petróleo sigue sin fuerza alguna para seguir. Más bien al contrario, tras ver los malos datos macro chinos del día, por lo que sería de esperar que este sector siguiera presionando a la baja.

Para la sesión de hoy en concreto, aunque el dato de gastos del consumidor ha quedado en lo esperado, se considera una mala cifra, pues es la menor en 4 meses. Y teniendo en cuenta que los gastos de los consumidores son el 70% del PIB no es demasiado alentador. Y además el PCE Core sigue sin mostrar presiones inflacionistas. Y el PCE normal vean este gráfico, menos aún:



Por la influencia del petróleo.

En cualquier caso como ahora se leen los datos al revés esto puede indicar menor presión para los tipos de interés.



Entre los resultados del día destacan, los de Tyson Foods, un gigante en el sector, que se desploma casi el 9% tras los mismos en preapertura.

La verdad es que muy pocos alicientes a estas horas para que tengamos movimientos demasiado significativos, aunque podría pesar el buen día que tiene Europa que está bastante alcista, para decantar la balanza. Se espera volumen claramente a la baja por las fechas en que estamos, a partir de hoy.  Y además hay que recordar que el mes de agosto no es precisamente de los más favorables estacionalmente para Wall Street. Este gráfico de Ryan Detrick lo deja muy claro.

https://pbs.twimg.com/media/CLfHkJdUMAAqQPr.png:large