Se espera una apertura confusa en los Estados Unidos tras una mejora de las ventas minoristas en un momento en donde el sector minorista lo está pasando muy mal, lo que pone el acento en un cambio de hábito del consumidor. Los datos de inflación no están siendo interpretados de forma positiva porque el dólar en estos momentos está descendiendo en todos los cruces importantes.

Nos adentramos en una sesión norteamericana con la que terminamos una semana con un punto final un poco extraño, ya que todavía se están sintiendo las consecuencias del muy mal día en el sector minorista que tuvimos ayer con el desplome importante de varias compañías, en la sesión de hoy transformadas en numerosas rebajas de recomendación y precios objetivo repartidos a lo largo de todo el sector.

Siguiendo el hilo anterior, hoy hemos conocido las ventas minoristas que se mantienen en positivo con un incremento del 0,4%, acelerando desde el 0,1% anterior pero lejos del 0,6% esperado. En términos interanuales estamos experimentando ya una desaceleración de lo que hemos vivido en meses anteriores, por lo que en cierto sentido hay una especie de batiburrillo entre los analistas porque las ventas minoristas dicen una cosa y después las cifras del sector minorista dicen otra bien distinta. Además, sigue creciendo el miedo a los problemas existentes ahora mismo y que pueden empeorar en el sector de automoción en Estados Unidos porque no paran de descender las ventas de coches nuevos y los descuentos aplicados están alcanzando máximos históricos. La situación es que se ha inundado tanto el mercado de coches nuevos aprovechando los bajos créditos que ya apenas hay espacio para nada más, lo que puede traer una pequeña crisis al sector en muy poco tiempo.

En definitiva, lo que se está intentando sacar en claro de esta divergencia entre sector minorista y las ventas minoristas, es que cada vez se está dejando más de ir a los centros comerciales a ver físicamente los objetos y se están comprando vía Internet, lo que pone un punto interrogante muy importante sobre los puestos de trabajo de todo el sector.

Por otro lado, también hemos conocido el IPC del mes de abril en donde pasa a positivo, justo lo esperado, pero la interanual desciende un poco pasando del 2,4% al 2,2%. La reacción del dólar, en estos momentos el eurodólar está subiendo 0,41% y el dólaryen está descendiendo -0,38%, así que no ha sentado bien la combinación del dato de ventas minoristas, situación del sector minorista y además el dato de inflación.

En los resultados empresariales, seguimos dentro el sector minorista:

- Nordstrom presentó ayer unos resultados con unos beneficios de 0,37 $, mejores de lo esperado y subiendo desde los 0,26 $ del año pasado.

Con respecto a las ventas, suben muy poco, pasando de los 3200 millones de dólares del año pasado a los 3300 de este trimestre. En centros con más de un año las ventas caen -0,8% y la cifra general de las ventas está en lo esperado.

El problema es que sus cifras controladas llegan tras el desplome de los minoristas en el día de ayer con Macy’s anotando una bajada superior al -15%, así que los miedos de ayer también se están notando en su cotización.

- JC Penney ha presentado unos resultados con unas pérdidas netas de -0,58 $, peores de lo esperado, y aumentando desde los -0,22 $ de pérdidas del año pasado. Ajustados fueron beneficios de 0,06 $.

Las ventas descienden ligeramente desde los 2800 millones de dólares hasta los 2700 millones, peor de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año desciende nada menos que -3,5%, muy superiores a la caída esperada del -0,7%.

Aún así, tienen arrestos de decir que reafirma sus objetivos para todo el año tanto en ventas como en beneficios por acción.

En el aspecto técnico, dado que estamos terminando la semana, nos quedamos con los principales índices en gráficos semanales. En ellos podemos ver que no estamos teniendo prácticamente ninguna variación, el Nasdaq sigue en zona de nuevos máximos, pero el resto no consigue superar los máximos anuales, teniendo muy en cuenta ese hombro cabeza hombro que está dibujando el Dow Jones de transportes. Ya saben que las divergencias con el de industriales acaban pasando factura en el futuro y si tenemos en cuenta esta figura bajista, no debemos perder de vista un posible doble techo en los 21.000 puntos. Toca ir semana a semana viendo qué es lo que nos depara el mercado.

Luis Javier Diez.