Se espera una apertura con un ligero toque alcista tras la digestión de los pedidos de bienes duraderos que han tenido una lectura muy superior a lo esperado y que se está viendo con cierto alivio que puede compensar los problemas del sector servicios, mientras la confusión sobre las ideas que tiene la Reserva Federal sigue en toda regla, mientras no quitamos ojo al desarrollo del precio del crudo.
 
Nos adentramos en una sesión de Wall Street que tiene todo el aspecto de ser tan complicada como la que estamos teniendo en Europa… ¡Pero si en Europa estamos subiendo más del 2%! Cierto, pero el mar de fondo es muy complicado.
 
Para comenzar, tal como hicimos esta mañana, hay que recordar cómo nos dimos una vuelta en el día de ayer. Recordemos tuvo especulación con el dato de reservas semanales de crudo creado por el Instituto API el miércoles por la noche y como nos dimos la vuelta en el precio del crudo cuando supimos el dato del departamento de información energética al quedar el incremento de la reservas en la mitad de lo que decía el API, por lo que el precio del crudo cerró al alza, ayudando que todos los mercados cerrasen lejos de mínimos. Mientras se mantenga por encima del canal bajista, se puede respirar.
 
wti

 
Como podemos imaginarnos, el mercado sigue yendo a pies juntillas con el precio del crudo, y si no, vean cómo quedó el futuro del SP 500 y su volatilidad. Noten también cómo la media de 50 sesiones en el VIX actuó como resistencia, lo que favoreció cerrar lejos de mínimos del día en el futuro.
 
vix

 
Pues bien, con lo anterior, hoy añadimos bastantes ingredientes más que van desde declaraciones contra la subida de tipos y la Reserva Federal desde dentro de la propia Reserva Federal por el presidente de la Fed de St. Louis, a datos macro que siguen haciendo que el acento esté puesto en las actuaciones de los bancos centrales, pasando por resultados del sector minorista, algunos buenos en Europa, y la precaución que tiene el mercado de apartarse antes de la reunión del G20.
 
Para comenzar, hoy hemos tenido los datos de paro semanal y pedidos de bienes duraderos. La conclusión entre ambos tampoco es clara, porque el primero se mantiene por debajo de los 300.000, algo positivo para la economía, y además el segundo se dispara más del 4%, algo que también es bueno para la economía, por lo tanto, ahora hay que dejar tranquilamente al mercado porque hay que buscarle cuál es la ponderación que está realizando ahora mismo. Hay muchísimos comentarios acerca del peligro de una recesión a nivel global y miedo a que haya una desaceleración económica, por lo tanto el mercado puede empezar a ponderar mejor los datos mejores de lo esperado que anuncian una fortaleza económica de Estados Unidos, por encima del peligro de que la Reserva Federal se vea apoyada para subir los tipos de interés de forma gradual.
 
Recordemos que el sector de servicios se había metido en contracción, por lo que los pedidos de bienes duraderos se están empezando a ver como una nota de salvación para el sector de manufacturas y mantenerlo en expansión, así que se ve una compensación que es positiva. Como podemos ver, de ahora en adelante los datos macro van a requerir más digestión de lo normal, así que hay que dejar tranquilamente al mercado que se decida.
 
Con respecto a los tipos de interés, hoy Bullard ha dicho que la Reserva Federal tiene parte de culpa del lío de mercados que tenemos porque en anteriores ciclos de tipos de interés en todas las reuniones se había subido los tipos, por lo que en cuanto se subieron los tipos en diciembre, el mercado descontó una subida automática de 100 puntos básicos. Aunque la presidenta ha dicho por activa y por pasiva que depende de los datos macro, parece que el mercado ha quitado credibilidad a la presidenta, lo que ahonda en la incertidumbre del mercado. Ayer vimos cómo se defendía el caso de que todavía hay posibilidad de una subida de tipos, y hoy tenemos muestras de lo contrario, por lo que el ministro de finanzas alemán tiene razón, la mezcla de visiones dentro de la Reserva Federal no ayuda a que haya certidumbre en los mercados financieros.
 
Con todo lo anterior, el precio del crudo sigue siendo uno de los factores que dirige al mercado y debemos estar atentos a la relación con los bancos, porque veremos si no empieza una ola de quiebras tanto en el sector minero como en el sector petrolífero que se lleve también por delante un cacho importante del mercado de deuda, así que toda precaución es poca.
 
En resultados empresariales hoy hemos conocido:
 
- Limited Brands presentó resultados ayer tras el cierre con unos beneficios de 2,15 $, superiores a lo esperado que eran 2,05 $ y subiendo también con respecto a los del año pasado que fueron 1,89 dólares.
 
El problema que está teniendo ahora mismo son las previsiones porque para 2016 los beneficios por acción se sitúan en el rango de 3,9 $ a 4,10 $, por debajo de los 4,18 que tenía el mercado en mente. También decepcionan las previsiones para el primer trimestre porque los analistas tenían 0,65 $ en la cabeza y el rango máximo alcanza los 0,55 $.
 
- Kohl’s presenta resultados con beneficios de 1,58 dólares, mejores de lo esperado que eran 1,56 dólares pero bajando desde los 1,83 dólares del año pasado.
 
Las ventas no mejoran mucho, hasta los 6387 millones desde los 6337 del año pasado, más o menos en línea con lo esperado. Las ventas en centros con más de un año en el último trimestre mejora 0,4%, justo lo esperado.
 
Aumenta el dividendo un 11% hasta los 0,5 $ . Va a cerrar tiendas de bajo rendimiento, 18, tiene pensado asumir una carga entre 150 millones de dólares y los 170 millones de dólares junto con empezar una incursión en el mundo de las outlets con 18 tiendas de la marca Fila. También va recomprar acciones propias por valor de 600 millones de dólares a un precio medio de 50 $ por acción.
 
Con respecto a las previsiones para su año fiscal de 2016, ve unos beneficios por acción en el rango de 4,05 $ a 4,25 $, más o menos en lo esperado, y unas ventas en centros con más de un año entre plano y una mejora del 1%, ligeramente por debajo de lo esperado.
 
- Best Buy presenta resultados del último trimestre con unos beneficios por acción de 1,4 dólares, muy ligeramente por encima de lo esperado que eran 1,39 dólares pero bajando también desde los 1,46 dólares del año pasado. Ajustados son 1,53$.
 
Las ventas caen a 13.620 millones de dólares desde los 14.210 del año pasado, también muy ligeramente por encima de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año dentro de Estados Unidos caen -1,8%, peor de lo esperado.
 
Con respecto a las previsiones, para su primer trimestre fiscal espera unos beneficios por acción ajustados en el rango de 0,31 $ a 0,35 $, por debajo de lo esperado.
 
Las previsiones de las ventas en centros con más de un año van desde un descenso del -1% al menos 2% cuando se esperaba prácticamente plano.
 
Para compensar la situación, otra vez tenemos manipulación de la acción, con un programa de recompra de acciones propias cercano a 1000 millones de dólares y un aumento de dividendo a 0,28 $ junto con un dividendo especial de 0,45 $.
 
- Sears ha presentado unos resultados del último trimestre de 2015 con unas pérdidas nada menos que de -5,44 $, mucho peores de lo esperado que eran -1,36 dólares y acelerando de manera muy fuerte desde las pérdidas de -1,5 dólares del año anterior.
 
Las ventas descienden -9,8% hasta alcanzar los 7300 millones de dólares, no perdiendo de vista que el cierre de tiendas ha reducido las ventas en casi 291 millones. El margen bruto cae hasta el 21,8% desde el 24,4% del mismo período del año anterior
 
Luis Javier Diez