Nos adentramos en la última sesión de la semana y del mes en Estados Unidos y la situación no tiene un completo buen aspecto.
 
Los factores que tenemos encima de la mesa son de lo más completos, ya que tenemos resultados empresariales, decisiones de bancos centrales, en concreto el de Japón, y además datos macroeconómicos.
 
Por un lado, los resultados empresariales. Las tecnológicas siguen dando mucha guerra y la que toma el relevo de Apple y Facebook es ahora Amazon, así que las tecnológicas siguen teniendo un poco más de apoyo:
 
- Amazon presentó unos resultados con unos beneficios netos de 1,78 dólares, muy por encima de lo esperado que eran 1,11 $. El beneficio operativo quedó en 1300 millones de dólares, muy por encima de las propias previsiones de la compañía. Precisamente, uno de los puntos complicados de todo el informe de resultados son las perspectivas de ingresos operativos para el trimestre actual que están en una horquilla demasiado amplia, desde los 50 millones en la parte baja hasta nada menos que los 650 en la parte amplia. Esto se explica porque se necesitan grandes inversiones para poder seguir cubriendo y expandiéndose en todas las áreas nuevas a las que está llegando.
 
Las ventas netas en Estados Unidos mejoraron el 28% hasta alcanzar los 17.670 millones de dólares y además tuvieron un disparo superior al 58% en los servicios en la web hasta alcanzar los 2890 millones de dólares, por encima de lo esperado.
 
Esperan que las ventas en el trimestre actual se muevan entre los 31.000 millones de dólares y los 33.500 millones, más o menos en la parte alta de las estimaciones.

 
- Alphabet presentó ayer unos beneficios netos de 4880 millones de dólares, lo que supone un beneficio por acción de siete dólares, por debajo de lo esperado que eran 8,04 $, y subiendo fuertemente desde los 4,93 $ del año pasado. Ajustados son 8,42 $.
 
Las ventas suben el 21% hasta situarse en 21.500 millones de dólares en el segundo trimestre con respecto al año pasado. Ajustados, son 17.500 millones, muy por encima de lo esperado.
 
- Merck presenta resultados de 0,43 $, subiendo fuertemente desde los 0,24 $ del año pasado. Ajustados son 0,93 $, mejores de lo esperado.
 
Las ventas suben ligeramente hasta los 9840 millones de dólares desde los 9790 del año pasado, por encima de lo esperado.
 
Con respecto a las previsiones, para todo el año esperan que las ventas estén en una horquilla que va de este 39.100 millones de dólares a los 40.100 millones. Más o menos en lo esperado.
 
- Xerox presenta resultados de 0,15 $, peores de lo esperado que eran 0,25 $ y superiores a los del año pasado que fueron 0,1 $.
 
Las ventas bajan -4% hasta los 4400 millones de dólares, lo esperado
 
la separación de la compañía en dos partes, sigue su curso y las estimaciones de los costes para ello se reducen a una horquilla entre los 175 millones y los 200 millones antes de impuestos, cuando antes estaba por encima de los 200 millones.
 
Para las previsiones, el tercer trimestre en beneficios por Asia ajustados tendrán una horquilla de 0,26 $ a 0,28 $, en la parte baja de las estimaciones.
 
- Exxon presenta unos resultados del segundo trimestre de beneficios por acción de 0,41 $, por debajo de lo esperado que eran 0,64 $ y bajando fuertemente desde los del año pasado que fueron un dólar.
 
- UPS presenta unos resultados con unos beneficios de 1,43$, justo lo esperado, y subiendo desde los 1,35 $ del año pasado. La cifra tiene truco, ya que hay menos acciones en el mercado que el año pasado, lo que ayuda a que los beneficios por acción hayan subido con respecto a un número equivalente de acciones al del segundo trimestre del año pasado.
 
Las ventas suben 2,4% en los envíos en Estados Unidos y el 1,1% en el apartado internacional. Los envíos diarios en Estados Unidos suben el 2,5%. En general, las ventas mejoran 3,8% hasta alcanzar los 14.630 millones de dólares, si tenemos en cuenta las divisas, se ve mejorado hasta alcanzar el 4%.
 
El segundo factor, los bancos centrales, ya que el Banco de Japón ha tomado cartas en el asunto y sí ha movido ficha para poder contrarrestar los efectos negativos del evento de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, pero para el mercado se ha quedado corto, así que el par dólar yen está cayendo nada menos que -2,44%. Ya al comienzo de la sesión europea este par estaba cayendo más del 1%, así que era un foco de debilidad del dólar.
 
Sin embargo, el mayor problema que tenemos encima de la mesa son los datos macroeconómicos. En concreto la lectura avanzada del producto interior bruto del segundo trimestre de Estados Unidos, que mejora con respecto al primer trimestre, pero se ha quedado muy lejos de la expectativa, además con un gasto del consumidor que mejora, pero el sector inmobiliario nos ha dado un susto al meterse en negativo y una inversión empresarial que sigue retrocediendo, aunque menos.
 
El resultado de todo esto es que el eurodólar en tres sesiones ha pasado de estar por debajo del 1,1 a buscar ya el 1,12. Que el dólar yen de estar perdiendo -1% y está ya en -2,42%. La lectura es clara, por todos lados aparece debilidad del dólar y eso significa que el mercado no ve motivos para que suban los tipos de interés en este momento. Recordemos que la Reserva Federal mantuvo los tipos de interés y dijo que la economía en Estados Unidos iba bien, que esperaba que mejorase pero que estaban pendientes del desarrollo de los eventos a nivel internacional para saber cuándo podía subir los tipos de interés. Bueno, pues este dato dentro de lo poco positivo que es, hace que se vea menos claridad todavía para que haya subidas de tipos, y los futuros sobre fondos federales han reducido todavía más la posibilidad de ver una subida de tipos en septiembre.
 
Por lo tanto, los movimientos del mercado son: debilidad del dólar, subida de precios en el mercado secundario de deuda pensando que no hay tipos de interés al alza en el corto plazo y un sabor agridulce en los mercados de riesgo porque se mezcla la perspectiva de que la Reserva Federal seguirá manteniendo el dinero barato en el corto plazo, pero la debilidad no le gusta a nadie.
 
Si el sector tecnológico es el que más apoyado está, debemos tener muchísima precaución con el sector de la energía, ya que el crudo sigue teniendo problemas y los resultados que han presentado Exxon y Chevron no están gustando nada, así que sus respectivas acciones están todavía forzando más el perder la tendencia alcista del rebote cercano, por lo que la resistencia del 38,2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde los mínimos del año en el sector energético, ha ganado mucha fuerza.
 
Los datos macroeconómicos no paran aquí, ya que 15 minutos después de la apertura tendremos el índice de directores de compras de Chicago y 10 minutos después la lectura final de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, y en ambos casos necesitamos una lectura superior al anterior.
 
En el apartado técnico, seguimos vigilando la situación porque la volatilidad vuelve otra vez a pararse en el VIX en la zona de mínimos del último trimestre del año pasado y empieza a ponernos nerviosos el comportamiento del MACD de la volatilidad, ya que confirma que la bajada de la volatilidad desde los máximos del mes pasado se ha terminado, algo que es negativo para los activos de riesgo y hoy parece que vamos a tener una apertura con problemas, por lo que se da algo más de cuerda a esta situación.
 

 
vixsp

 
Luis Javier Diez.