Se espera una apertura con problemas en Wall Street en un momento en donde los movimientos en el mercado de deuda generan análisis que empiezan a preocupar en la renta variable.
El mercado de deuda empieza a estar muy vigilado, algo que nos recuerda a los primeros comienzos de la crisis subprime, aunque dicha vigilancia es por motivos bien diferentes.

El aumento de rentabilidades que está sacudiendo el mercado secundario en Europa, también tiene su reflejo en el mercado secundario norteamericano, así que todo el mundo está haciendo sus cábalas para saber en qué puede afectar dicho aumento de rentabilidades, y las conclusiones no son nada buenas.

Todos debemos tener claro que la deuda pública y su rentabilidad es el punto de referencia del resto de deuda y cuando lo que se supone más seguro aumenta su rentabilidad, el resto debe aumentarla en consecuencia. Esto significa que se crea una espiral de daño que afecta a numerosos sectores, entre los que se encuentran las empresas que basan su atractivo en el pago de dividendos y también aquellas que tienen un fuerte endeudamiento, porque le será más caro poder sostenerlo de ahora en adelante.

Mirando la curva de tipos, hoy nos hemos fijado en que hoy se ha pronunciado en Estados Unidos, lo que implica un descenso de rentabilidades en la parte corta y un aumento en la parte más larga de forma que la pendiente de la misma aumenta. Este tipo de movimiento suele darse cuando aumentan las perspectivas de la economía, pero dicho aumento de perspectivas es bastante distinto a lo que realmente obtendremos de cara al futuro.

En determinados sectores están empezando a poner muy nerviosos por el constante mantenimiento de unos tipos de interés muy bajos cuando el mercado está empezando a pedir desde el mercado de deuda que se suban los tipos. El problema de mantener unos tipos bajos durante demasiado tiempo es que favorece un endeudamiento que puede acabar de dos maneras: dicho dinero se puede utilizar para obtener beneficios de corto plazo o puede que favorezcan un crecimiento orgánico dentro de unos años. El problema es que parece que ese dinero fácil se está utilizando para enmascarar problemas de crecimiento real en el largo plazo.

Hay muchísima preocupación porque hay un exceso de deuda muy barata que se está trasladando directamente a recompras de acciones propias o bien aumentos de dividendo, cosas que realmente están haciendo ver un espejismo a los inversores cuando realmente no hay una inversión de fondo que permita apostar por un crecimiento orgánico, algo que puede verse en esas gigantescas operaciones de compras y fusiones aprovechando también los movimientos en las divisas.

Por lo tanto, debemos estar muy atentos a todo lo que pueda pasar en el momento en que la Reserva Federal tenga decidida la primera subida de tipos, porque puede ser el inicio de una espiral de reacciones realmente preocupantes para los mercados de riesgo, porque el encarecimiento del endeudamiento empezará a generar análisis de fondo para saber si el crecimiento puede sostener dicho encarecimiento de la financiación y se verá si el endeudamiento está metido en fábricas o se ha pasado en dividendo a los accionistas.

Por lo tanto, todo el mundo sigue pendiente del Timing de la FED y hoy hemos conocido el paro semanal que sigue por debajo de los 300.000 y queda mejor de lo esperado, otro punto positivo para el dato de mañana.

Esto no es todo pues la productividad cae más de lo esperado y en el Q1 porque hay un aumento muy fuerte de los costes laborales, algo que es muy positivo para la inflación en EEUU y que ha ayudado a calmar al Euro en combinación con una vuelta de los tipos en el secundario a nuevos descensos.