Se espera una apertura bajista en Wall Street tras nuevos datos macro que ayudan a que el Dólar gane fuerza y eso es negativo para la renta variable del país que estaba ilusionada con ver la fortaleza del euro y dar una oportunidad a que el efecto divisa no les perjudicara tanto. Europa está asustada por si las bajadas en EEUU se asocian a una mala opinión de la situación política de los países que están apostando por la rotura con la austeridad.

Comenzamos la semana en EEUU tras este largo fin de semana por la festividad del día de los caídos. La apertura pasque ser complicada pero no tanto en EEUU como en Europa, ya que el día es muy especial.

Recordemos que el comienzo de la sesión en el viejo continente tuvo descensos muy pronunciados porque toda la atención se había puesto en la reacción de los inversores internacionales tras las elecciones en España. La inestabilidad política que se aprecia trajo ventas inmediatas en el sector bancario, las energéticas y las constructoras, los más relacionados con la geometría política reinante en los últimos años.
Sin embargo, el miedo se rebajó un poco e incluso nos llevó a ponernos ciertamente en positivo en la periferia gracias a unos comentarios desde la comisión europea y desde el ministro de economía griego diciendo que se va hacer frente a todos los pagos que tiene que hacer el país el viernes 5 de junio porque se va a llegar a un acuerdo antes. El hecho de que Grecia, otro país revolucionado políticamente, encuentre una vía de acuerdo con los acreedores, rebaja las tensiones en España, lo que ayudó a que la sesión se recuperara. Antes de la apertura vuelven los comentarios pesimistas y eso ha ayudado a que Europa se alejara de los máximos de la sesión.

Sin embargo, falta el veredicto norteamericano y sería necesario ver calma en la apertura para que Europa no se pusiese nerviosa. Esto último parece difícil porque EEUU tiene su propia dinámica y es que vuelven a aparecer datos macro que están ayudando a que el dólar gane fuerza, algo negativo para la renta variable norteamericana porque hace que el factor divisa les vuelva a ser negativo y además aumente la presión para que la Reserva Federal aumente los tipos.

El problema aquí es que una reacción negativa en la apertura en Wall Street, se puede asociar a que hay una reacción negativa a la situación de enrarecimiento político que hay en Europa, lo que puede traernos problemas para acabar atacando la zona de mínimos del día.

Por otro lado, algo destacable en el día de hoy es el gran número de fusiones y adquisiciones en el mercado norteamericano que siguen hablando de un buen fondo y quizá un aprovechamiento de los últimos tiempos de tipos bajos que hacen que la financiación sea relativamente barata con lo que podría llegar a estar en unos meses.

En datos macro, hemos conocido los pedidos de bienes duraderos que cae lo justo lo esperado, pero sin transportes suben más de lo esperado, por lo que es favorable para el dólar. El índice de precios delas viviendas en 20 zonas metropolitanas Case-Shiller es mejor de lo esperado, por lo que también es favorable para el dólar.

Pero esto no queda aquí, ya que a las cuatro de la tarde, hora española, tendremos la confianza del consumidor de la Conference Board, en donde se buscará algún síntoma de mejora porque últimamente ha descendido mucho, a la par que las ventas minoristas, uno de los datos macroeconómicos que ha parado a la Reserva Federal de subir los tipos de forma prácticamente inmediata.