Se espera una apertura en Wall Street confusa tras el vencimiento trimestral de derivados, pero los ojos están puestos en las correlaciones del dólar con el resto de activos, ya que debilidad del dólar/fortaleza del euro, nos hace tener la operación contraria a lo que hemos tenido últimamente, dando debilidad a Europa pero fortaleza a EEUU.
Comenzamos la semana posterior a la triple hora bruja e históricamente suele ser de debilidad tras el esfuerzo realizado el viernes para colocar a los índices donde se necesitaban para maximizar los beneficios en las opciones.
De todos los índices importantes, sólo el Nasdaq compuesto se ha colocado en encima de sus resistencias, los 5000 puntos, y el NYSE, el otro cuya resistencia marcó el curso de los acontecimientos, tampoco supera los 11.100, así que debemos seguir con atención todo lo que pase.

nyse


Por otro lado, la debilidad del dólar en muchos cruces es el punto fuerte del día, ya que tenemos en Europa que las peores son las constructoras de coches, dañando al DAX, así que hay cierto aire fresco que entra en EEUU en sectores como las petroleras o los materiales, es decir, tenemos la operación inversa a la que hemos disfrutado desde hace tiempo.

Vean cómo poco a poco parece que el Euro despierta y ojo al RSI que pisa zona interesante.

eurusd


xlb


xle


Hablando de sectores, seguimos sin el concurso de los bancos, y eso es un lastre muy importante que no permite capitalizar a los índices toda la mejora que estamos teniendo.

xlf


En cuanto a datos macro, poca cosa en este primer día, solamente el índice de actividad nacional de la reserva federal de Chicago que se mantiene en negativo con -0,11, viniendo de -0,1 y mucho peor de lo esperado que era un incremento a 0,1, así que sigue siendo negativo para la economía.

A las tres de la tarde, hora española, tendremos el comienzo de los datos relativos al mercado inmobiliario con la venta de viviendas de segunda mano que se necesita siga siendo fuerte para sostener este pilar de la economía, aunque no debemos olvidar que la confianza de los constructores del NAHB no está en sus mejores momentos.