Se espera una apertura en Wall Street con un intento alcista pero con muchas dudas porque el dato de empleo no deja claro si vamos a tener un Q2 con un repunte de PIB en lo esperado.

Vamos a iniciar la sesión en Estados Unidos en donde la principal atracción va a ser la valoración del mercado del dato de creación de empleo del mes de mayo que ha sido profundamente decepcionante.

No sólo ha quedado peor de lo esperado sino que ha quedado también a años luz del aperitivo de ADP que tuvimos hace poco. Encima, los datos de meses anteriores se han revisado a la baja. La tasa de desempleo desciende pero es que además también ha descendido la tasa de participación de la fuerza laboral, por lo que la explicación a ese descenso es ésta.

Ahora todos los ojos están puestos en esa especie de ajedrez que nos está colocando el aspecto macroeconómico para poder intentar adivinar las intenciones de la Reserva Federal en lo que queda de año. Está prácticamente descontado que en la próxima reunión vamos a tener una subida de tipos de interés, pero la cuestión ahora está en saber si hay espacio para una más antes de fin de año o dos. Todavía el mercado no tiene muy claro que vaya a haber una subida de tipos más antes de que acabe 2017, pero para eso necesitamos datos macroeconómicos mucho mejores que los que estamos teniendo ahora mismo. Recuerden que hemos tenido una revisión al alza del crecimiento del producto interior bruto del primer trimestre y todo el mundo cuenta con que haya una mejoría del segundo trimestre, pero es que hay algunos datos en el sector inmobiliario que no están apoyando eso y tampoco se ve un empuje suficiente como para tener una sorpresa demasiado positiva en el segundo.