Alcoa ha dado el pistoletazo de salida los resultados empresariales del segundo trimestre y empezamos con buen pie.
La mítica empresa del aluminio hace tiempo que empezó una cierta reconversión, ya que pasó de crear piezas que después deberían ser transformadas en productos finales, a iniciar una carrera por las compras de empresas que se encargaban de esto mismo, por lo que ahora pasa a procesar desde el metal a la pieza final que necesitan diversos sectores.
 
Su apuesta ha sido clara por el sector de automoción y el aeroespacial, ya que los tiempos que corren les obligan a tener mucha más eficiencia energética, lo que implica sin lugar a dudas el uso de materiales más ligeros para la construcción de sus productos. Aquí es donde entra el aluminio, que ofrece la resistencia y la ligereza necesaria.
 
Pues bien, presentó resultados de +0,18$ mejores de lo esperado que eran +0,12$ y con unas ventas que ascienden a 5850 millones de dólares, mejores de lo esperado que eran 5630, pero peores que los del año anterior que fueron 5850. Los resultados son mejores todavía si tenemos en cuenta que el año pasado tuvo pérdidas de -$0.11. Si ajustamos los resultados, tenemos que son  +$0.18.
 
La acción en el fuera de hora se está moviendo en un incremento entre el 2% y el 1.5%.
 
aa