Ayer tras el cierre la del aluminio dio el pistoletazo de salida a la temporada de resultados donde todos los ojos están puestos en ver si el mal invierno ha hecho mella y cómo de profunda en los beneficios y cómo será la variación de los resultados anuales.
De momento el mercado está lateral mientras corre paralelo a la reducción del QE.

En el caso particular de esta empresa, no sólo está afectada por la economía global y en particular de China, sino también por los precios de los metales, y esa lucha contra la fuerte bajada de los precios del aluminio que ha tenido lugar en los últimos tiempos. Precisamente, este último factor ha sido uno de los que más ha gustado porque sigue pensando que en 2014 la demanda de este metal subirá un 7% de la mano del sector aeroespacial que va buscando reducir el consumo por medio de un menor peso de los aparatos.

Los resultados presentados del primer trimestre muestran una pérdida de $-0.16, mucho peor de lo esperado que eran beneficios de +0.04$. La parte positiva, y otro punto que está mirando el mercado, es que ajustados han sido beneficios de +0.09$.

Con respecto a las ventas, también han descendido hasta los 5450 millones de dólares desde los 5830 del año pasado, peor de lo esperado que eran 5560.

Evidentemente, sigue con su plan de reestructuración, cerrando instalaciones de coste de mantenimiento alto y eso ha tenido un precio de 276 millones de dólares.

En el fuera de horas está subiendo algo más del +2%, por lo que hay que estar pendientes de los máximos de este año.

aa