¡Qué difícil es delimitar el valor de las monedas! Y lo digo con modestia, tras trabajar buena parte de mi vida laboral sobre el tema. De esta forma, siempre miro con desconfianza cuando alguien dice con total seguridad que una moneda está apreciada o depreciada y que subirá o bajará.


Ayer un asesor del Presidente japonés alertó de la excesiva depreciación del JPY sobre la base del PPP, considerando un tipo de cambio más apropiado niveles de 105 USDJPY (119 ahora). En su opinión, un nivel más bajo del JPY sería problemático.

¿Piensa lo mismo el Gobierno japonés? Lo cierto es que en los últimos meses sí hemos detectado mensajes que matizan la posibilidad de un mayor descenso del JPY, pese a que han sido simultáneos a otros donde se pide al BOJ más agresividad en sus actuaciones. Es complicado que esto vaya a ocurrir a corto plazo, pero nosotros también esperamos que la autoridad monetaria japonesa amplie la compra de papel tras el verano. Y el FMI, tras los recientes comentarios de Lagarde, parece también compartir esta impresión.

Tras un mensaje neutral desde el Tesoro USA sobre la existencia de países que manipulan sus monedas en los mercados de divisas, las reacciones de los analistas se han dividido entre aquellos que lo consideran como un beneplácito para que el USD se siga apreciando y aquellos que observan una primera indirecta sobre el riesgo de abusar de las políticas monetarias expansivas. Para los primeros, el Tesoro observa que la fortaleza del USD es un mal menor en un contexto de fuerte recuperación económica y flujos continuos de inversión internacional hacia el mercado de deuda (esto explica la baja rentabilidad de la deuda a medio y largo plazo). Para los segundos, la petición de más medidas fiscales y estructurales junto a las monetarias significa que la caída de las monedas contra el USD puede estar ya cerca de su fin.

¿Se hablará de todo esto en el G20 de este fin de semana? Probablemente no será así. Y no lo será porque, al final, los problemas de fondo a nivel mundial son demasiado importantes como para aumentarlos fomentando una mayor inestabilidad en los mercados de divisas. Con todo, sí habrá más peticiones para una mayor coordinación internacional en las políticas económicas. Y especialmente en la monetaria.

Las bolsas asiáticas relativamente planas ahora. El mercado chino al alza un 0.16 %, aunque ha llegado a subir más de medio punto. El Nikkei plano.

Las bolsas USA con un comportamiento plano en futuros, tras la caída ayer de medio punto. La evolución ayer fue de más a menos. Y esto se reflejó en un fuerte aumento de la volatilidad VIX.

El diferencial bono-bund 10 años en 110 p.b.
La rentabilidad del bono en 1.25 %.

El ECB anunció ayer que ha comprado otros 9.2 bn. de deuda pública la semana pasada, sumando ya 61.8 bn.

La rentabilidad del treasury 10 años en 1.92 %.

El EUR en niveles de 1.0544 USD.
El precio del crudo en niveles de 58.44 $ barril.
El precio del oro en niveles de 1195 $ onza.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España