Coincidirán conmigo en que las bajas volatilidades actuales invitan a tomar riesgo. Pero, ¿qué tipo de activo te ofrece rentabilidades suficientemente atractivas? Claro, carry trade en emergentes. O momentum en el resto de los activos, bolsas especialmente. Commodities, también….¿por qué no? La cuestión de fondo es obtener rentabilidad mientras el tiempo pasa. ¿Esperando a qué? ¿y por qué tenemos que esperar siempre algo?.

¿Mercados zombi? ¡qué palabra más fea!.

 

 

 

Un año atrás fue la subida de tipos de largo plazo en USA la que actuó de detonante de las tensiones en los mercados. ¿Por qué subieron los tipos de medio y largo plazo en Estados Unidos? El tapering, naturalmente. Y la sensación por parte de muchos inversores de que había comenzado el inicio de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos. Al final, fue un mero ajuste al alza de los tipos ante la elevación de la prima de riesgo a plazo: los inversores ajustaron al alza la expectativa de elevación de tipos oficiales  al mismo tiempo que traían a valor presente el final del QE. Ya bien avanzado la reducción de la compra de activos, ahora los tipos de interés de la deuda se han estabilizado en niveles considerados bajos. ¿Por qué? Hay tres potenciales argumentos: 1. la rebaja en las perspectivas de recuperación económica (nosotros mismos ahora esperamos un dato de crecimiento este año para la economía norteamericana del 2.3 % frente al 3.0 % inicial); 2. el convencimiento de que la Fed será prudente en el proceso de normalización de tipos, incluso tratando de limitar las subidas del largo plazo mientras sube el corto; 3. flujos de entrada de inversión financiera internacional, especialmente desde emergentes que priman la seguridad frente a la rentabilidad. Sinceramente, los tres son argumentos razonables. Y no sería descabellado considerar que no hay un solo factor detrás de la estabilidad de tipos a largo. Más bien una combinación de argumentos. La cuestión de fondo entonces ya no es el inicio de la normalización de tipos como el nivel de tipos a medio y largo plazo que puede ser objetivo de la Fed. ¿Lo conocen ustedes?.

 

 

Ya nada parece descabellado. Y la reacción del mercado, tímida.

Por ejemplo, ayer Lockhart de la Fed consideró que algunos segmentos del mercado de trabajo comienzan a estar ya saturados. Pero también admitió que en otros casos no es así. También consideró que no se puede descartar un repunte de la inflación por encima del 2.0 %, incluso en el 2.5 %. ¿Y el balance de la Fed? El Consejero apostó por seguir reinvirtiendo los vencimiento de la deuda, una vez finalizado el Taper. Como ven, la Fed parece inclinada a mantener cierta potestad sobre los tipos de interés a medio y largo plazo pese a que comience a subir los de corto plazo. Tipos de interés reales nulos o negativos, en un contexto de crecimiento cercano al potencial y con un mercado de trabajo segmentado quizás más por razones estructurales que cíclicas.

 

¿Dónde acaba todo esto? ¿y por qué tiene que acabar?

Lamentablemente, mi experiencia me dice que las anomalías acaban más tarde o más temprano por corregirse. Veremos.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España