Se espera una apertura en Europa con problemas al ver que China rebaja su perspectiva de crecimiento para este año y la ampliación de capital del DT Bank que podría dejar tocado al sector bancario.
 
Comenzamos una semana en los mercados en donde volvemos a poner el cartel de “importante”, pues si uno de los protagonistas la semana pasada fue toda esa retahíla de comentarios desde miembros importantes de la Reserva Federal acerca de que no verían mal una subida de tipos de interés en la reunión de la semana que viene, hoy acabaremos la semana con el dato de creación de empleo del mes de febrero, por lo que será un puntal importante para saber si tendremos al final la primera subida de tipos de 2017.

La cuestión es que tenemos dos frentes abiertos, el primero de ellos es la Reserva Federal que va viendo cómo las tendencias de los puntos donde mira van poco a poco hacia el objetivo y van apoyando la idea de que se podrá seguir subiendo los tipos de interés de forma gradual. De momento la expectativa del mercado e incluso de la propia Reserva Federal es la de subir tres veces los tipos en 2017 pero algunos bancos, si sigue la tendencia actual, esperan que en 2018 tengamos nada menos que cuatro subidas de tipos.

Algunas personas importantes de Wall Street ya han dicho que debemos tener muchísimo cuidado porque si los tipos suben sin ninguna compensación, podríamos meternos en zona de problemas ya que los tipos de interés en el mercado secundario en Estados Unidos, y en el primario también, están hasta ciento punto contenidos precisamente porque desde Japón y la zona euro, se está enviando mucho dinero de inversores que no aguantan los tipos tan bajos, incluso negativos, en algunos de los mercados. Por lo tanto, si existe un momento en donde las zonas de los programas cuantitativos actuales, empiezan a subir tipos de interés y ese flujo de dinero desde estas economías a Estados Unidos se interrumpe, esa mano compradora podría desaparecer y ayudar a subir los tipos en el mercado secundario todavía más en Estados Unidos, así que si llegásemos a estar demasiado pronto por encima de la zona del 3,5%, el peso negativo en la economía sería demasiado como para poder seguir creciendo.

Con lo anterior encima de la mesa, la otra pata es la esperanza que se tiene en ese inmenso programa de inversión en infraestructuras y la rebaja fiscal que tiene planeado Donald Trump. Esto es lo que puede compensar la subida de tipos de interés, más inversión y más crecimiento, pero la fe del mercado en el nuevo presidente es prácticamente ciega, pero se necesita que vayamos viendo realidades. El problema que tenemos en estos momentos es que las realidades que hemos visto desde la Casa Blanca son en materias poco interesantes para la economía y los mercados no van a aguantar toda la vida, por lo que el riesgo de una corrección va aumentando día a día. Evidentemente, mirando el comportamiento del mercado desde que Trump es presidente, tenemos compras con los rumores y hemos tenido más compras con las noticias, pero porque son noticias de cosas que sí se han hecho realidad que tienen poca importancia, por lo que ha habido un aumento de la ilusión por la realización de las cosas más importantes, precisamente lo que todavía nadie tiene claro ni detalles importantes.

En la sesión europea vamos a tener dos focos de importancia que sobresalen sobre el resto.

Por un lado, el sector bancario va estar muy pendiente de lo que pueda pasar con Deutsche Bank ya que este fin de semana ha confirmado una ampliación de capital de cerca de 8000 millones y además un programa de reestructuración precisamente porque los planes de recorte de costes no han funcionado lo que debería. La semana pasada ya tuvimos movimiento en el valor en ese sentido y ya veremos cómo se lo toma la zona de la periferia porque los problemas de fondo no han desaparecido.

Enl segundo punto de importancia tampoco salimos de Alemania, ya que afecta al súper sector de automoción y recambios. Resulta de todo el sector le ha pedido a Donald Trump una revisión de las medidas medioambientales que puso en marcha Barack Obama y la nueva administración ha dicho que las va a revisar en breve, así que todo el mundo está pendiente de si hay permiso para aumentar el daño medioambiental y a la salud bajo la nueva presidencia.

Por otro lado, manteniendo las noticias del sector automoción, el grupo francés PSA ha confirmado que va a comprar, o quiere comprar, a General Motors la marca alemana Opel y también la británica Vauxhall, por lo que permite a la norteamericana salir de Europa.

Otro punto importante que debemos vigilar, ya fuera de Estados Unidos y de Europa, es que China ha rebajado su perspectiva de crecimiento para este año al 6,5%, por lo que tenemos vibraciones negativas desde Asia, que nos van a hacer daño y que pondrán más peso en la posible espera al dato del viernes de creación de empleo.

En el plano macroeconómico, no tenemos datos importantes en Europa.