Se espera una apertura bajista en Europa por nuevos miedos acerca de la situación de la economía global que se han visto incrementados por el descenso de Apple de ayer y la constante bajada de las materias primas en China que siguen teniendo que ver con los desplomes en las materias primas de la producción de acero.
 
Europa se despierta hoy de mala manera, con los futuros sobre índices principales en negativo ya que el cierre de Estados Unidos de ayer no ofreció mucha confianza, pues aparecieron velas de dudas, pero el Dow Jones de transportes, que cuando tiene divergencias bajistas, es un mal indicativo de rendimiento de los mercados, cerró en negativo y atacando la zona de soporte de los mínimos del mes pasado, manteniéndose por debajo de la media de 200 sesiones y dando extensión a la envolvente bajista creada hace dos días:
 
dj

 
En general lo más destacado fue el mal comportamiento continuado de la todopoderosa Apple. Hemos visto cómo desde hace tiempo se le tiene mucho miedo, no sólo por la gran ponderación que tiene los índices tecnológicos y en el SP 500, sino porque es la punta de lanza de la nueva economía, de las conexiones a Internet, de la utilización de sus terminales para acceder a los servicios que se ofrecen por Internet, pero el caballo de batalla que estaba tardando en aparecer para la compañía, es el tiempo de renovación de los terminales. Ya vimos en su momento que estas compañías disfrutaron del efecto “primera compra”, es decir, todos los que no tenían un teléfono inteligente, estaban comprando uno, lo que hizo el crecimiento se disparara. El problema viene con el tiempo, ya que pocas personas son capaces de aguantar el ritmo de actualización que ofrecen las empresas, prácticamente un nuevo modelo cada año. El efecto edad también tiene mucho que ver, ya que quizá los más jóvenes si estén muy centrados en eso, pero según los usuarios van cumpliendo años, las prioridades cambian, y entonces se va haciendo cada vez más largo el tiempo de sustitución del móvil, lo que parece que al final sí está apareciendo en la compañía. Diferentes informes hablando de reducción de la producción y de la compra de suministros para la creación de los iPhone está afectando mucho a la perspectiva de crecimiento de las ventas, lo que pasa factura a la valoración de la empresa en bolsa.
 
Claro, si un artículo de consumo tan fuerte como los teléfonos inteligentes, empiezan a tener problemas de renovación, inmediatamente todos los ojos pasan al comportamiento del consumidor, que ya hemos visto en más de una ocasión y de dos, que con incrementos sólidos de los salarios, el gasto del consumidor se mantiene estancado. Esto se ve de forma positiva por parte de la Reserva Federal porque dicen que eso es un foco de futura inflación en el momento en que los consumidores comiencen a gastar otra vez, por eso hoy todo el mundo está muy nervioso con el dato de ventas minoristas que tendremos, porque todo el mundo está esperando ver cuándo el consumidor empieza a soltar dinero para reactivar la economía, aunque las incertidumbres son nuestro peor enemigo.
 
Hablando de incertidumbres, ayer muchísimos en Reino Unido se hartaron de hablar de los peligros de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, y además en Estados Unidos están las elecciones presidenciales, por lo que la incertidumbre en vez de reducirse, va a aumentar, así que no sería descalabrado pensar que el consumidor se mantuviese más conservador de lo habitual precisamente por no saber qué es lo que va pasar.
 
En datos macro en Europa, hemos conocido que el producto interior bruto del primer trimestre de Alemania preliminar, ha crecido el 0,7%, una décima más de lo esperado y más que dobla el 0,3% anterior. En cifras interanuales, el crecimiento es más bajo de lo esperado porque quedan 1,3% cuando el mercado tenía la cabeza del 1,5%.
 
Además, hemos conocido el IPC que en el del mes de abril en términos interanuales se mantienen negativo -0,1%, lo esperado.
 
También conoceremos el producto interior bruto de Italia a las 10 de la mañana, a las nueve de la mañana el IPC de España, también la creación de empleo no agrícola de Francia, el IPC de Francia y el producto interior bruto de la zona euro.