Comenzamos una nueva semana tras las fortísimas turbulencias de la semana pasada por las devaluaciones de moneda de China. De momento las medias de 200 sesiones en Europa aguantan y hoy dan un paso alcista, ligero, pero en terreno positivo.

La situación es muy compleja porque los terremotos en China tienen efecto en todo el mundo y las materias primas son un gran indicador de esos seísmos. La economía del país y, sobre todo, las autoridades, todavía no le han pillado el tranquillo a lo que significa tener una economía de mercado y las actuaciones que se deben realizar para tener todo más o menos tranquilo, o asumir que la inestabilidad existe.
Recordemos que cada día los datos en China no mejoran y todos los ojos que hay puestos en el país esperan un crecimiento más bajo, estando la previsión oficial en el 7% para este año, pero la horquilla de las estimación se acerca peligrosamente al 6%.

Como podemos esperar, las devaluaciones de su moneda es un movimiento que no es extraño cuando una economía está en problemas y quiere forzar una mejora de las exportaciones, pero claro, esto de las devaluaciones parece más propio de una España pre-europea que de la “Gran China”. No obstante, tampoco debemos perder de vista que hay otras herramientas para poder conseguirlo, como montar un QE, pero claro, son más “finas”. De cualquier manera, todo el dinero que está metido allí vale menos, así que es normal que ahora todos los mercados estén nerviosos porque los inversores estarán haciendo números para saber cuánto han perdido en los movimientos.

El crudo está acercándose a los 42$ y el resto de metales preciosos también están bajo presión porque la producción de mantiene más o menos alta en un entorno que parece claro que muestra que el súper ciclo de las mismas ya se cerró hace tiempo.

Precisamente, la bajada de los precios de las materias primas deja sin combustible principal a la subida de la inflación con todo el dinero que se están dejando los bancos centrales en subirla, así que nos mantenemos en una situación de inestabilidad total porque la FED sigue queriendo subir los tipos pero muchos ven que sus requisitos no se cumplen del todo, por lo que sólo el Nasdaq se mantiene por encima de la SMA200 de forma clara. El SP 500 también está por encima, pero demasiado cerca.

Por otro lado, Grecia sigue ofreciendo un incendio controlado pero no extinguido. Merkel ha vuelto a intentar calmar los ánimos con respecto a la participación del FMI en el 3er rescate de Grecia en unos comentarios este fin de semana en un movimiento dirigido a intentar asegurar el voto a favor del nuevo rescate en votación parlamentaria esta semana, el miércoles, para ser exactos.

No debemos perder de vista que Grecia debe seguir dando pasos para poder alcanzar los requisitos puestos por los acreedores para que todos tengan razones para participar en el rescate, pero el FMI está “escocido” porque Grecia ha demostrado que no paga, así que es normal que se lo piensen más de 10 veces antes de dar el paso, pero claro, los alemanes también se lo piensan al ver que el FMI se lo piensa tanto…