Se espera una apertura claramente a la baja en Europa. Estos son los factores clave.


Sigue el culebrón de Grecia y lo que le queda. Si por la mañana de ayer Tsipras, salía diciendo que había un acuerdo, por la noche hablaban de acuerdo asesino y mortífero que no podían acerptar de ninguna manera. Hablan otra vez de elecciones, de referendum, ceremonia de la confusión total. La troika le echa la culpa a la falta de seriedad griega, los griegos le echan la culpa a los nazis, a la burguesía, a los especuladores, al Real Madrid, a Luis Enrique y a Eurovisión. Pero el caso es que no consiguen entenderse. Los griegos dicen que no pueden aguantar más austeridad, tras cinco años donde la pobreza campa por sus respetos en el país, la troika, considera que no puede aflojar las condiciones, porque no se fía de Syriza. Y ojo esto es por una parte del segundo rescate, impensable la dureza de las negociaciones del tercero, que es inevitable.

El problema y lo que está asustando a los mercados de buena mañana es que Grecia ha pedido aplazamiento del pago que tenía hoy con el FMI y de todos los que tenía en el mes a 30 de junio. El último que hizo algo así fue Zambia en los años setenta. Es decir no es algo precisamente normal. La jugada técnica es clara, ganan un mes y como el FMI tarda otro mes en declarar el default, aunque no pagaran nada hasta el 31 de julio no estarían en default.

Los bonos periféricos están bajando bastante contagiados por todo esto.

Por si fuera poco ayer Wall Street tuvo un día débil, ante el miedo de quie hoy salga un dato de empleo fuerte que suba las posibilidades de alzas de tipos en septiembre. Hoy a las 14h30 por tanto debemos esperar fuerte volatilidad a la hora de la publicación de este dato.

Los gráficos son muy laterales tanto en Europa como en EEUU.

No hay datos macro destacados que puedan mover mercado hoy en Europa.