Se espera una apertura con problemas en Europa, con las principales plazas abiertas y listas para abrir fuego, y con el objetivo claro puesto sobre España, Grecia, Italia y Portugal, como escenarios de inestabilidad política tras las elecciones en España en donde los partidos contra la austeridad ganan protagonismo y ya van 2 de 2.
Hoy sí que comienza la semana de verdad, ya que ayer continuaba el fin de semana al tener nada menos que a Wall Street, Londres y Alemania en festivo.

El día es sumamente importante porque todavía no sabemos la opinión de los inversores internacionales sobre el resultado de las elecciones en España, pero es obvio que no va a ser bueno.

Ayer el Ibex 35 se dejó el -2% y todos los ojos están puestos en las empresas que han tenido especial relevancia en el bipartidismo como los bancos, eléctricas y constructoras, especialmente atacadas en los programas electorales de los partidos emergentes.

Sin embargo, hay una esperanza de fondo que va a empezar a ponerse encima de la mesa por parte del sector empresarial, y es una solución a la alemana. El peligro de ausencia de gobernabilidad de nuestro país es más que evidente porque hay demasiados colores necesarios para gobernar en el caso de que se mantenga el bipartidismo, algo que tiene un potencial de desencuentro y falta de posiciones comunes demasiado alto. Lo de mantener el bipartidismo viene a cuento de que tanto PP como PSOE se nieguen a buscar un acuerdo entre los dos que asegure la gobernabilidad del país en todas las plazas, lo que cerraría la puerta a los emergentes y dejaría las cosas sin cambio alguno, algo que ve con buenos ojos el sector empresarial. Pero claro, en España ni somos alemanes, ni se espera que lo seamos.

Por lo tanto, expectación máxima con los sectores comentados y con la deuda, que es la que va a recoger el riesgo país, que en nuestro caso ha subido notablemente. En el caso de que las rentabilidades no se muevan demasiado, estaríamos en un caso como el de Grecia, que el mercado secundario espera que haya un acuerdo que dé estabilidad. Quizá el spread con Italia se vuelva a cerrar.

Por otro lado, también Europa debe tomar nota, ya que dos países azotados por la austeridad, España y Grecia, han tenido revoluciones políticas y eso significa que puede haber más y hacer temblar toda la política europea. Desde EEUU todo esto se atisba con cautela y cierta preocupación. No era lógico que políticas que han disparado las desigualdades en estos países no tuvieran represalias políticas con el aumento de formación que tienen los nuevos electores, que son los que han ayudado a los partidos emergentes participando en su creación.

Pasando ya a otros factores, Grecia es el siguiente. Sigue su particular Vía Crucis con los acreedores y ya vimos ayer que cada punto de optimismo de los portavoces del país es contestado casi de inmediato desde Alemania con toques de escepticismo. En el mercado secundario de deuda el punto de nerviosismo existe pero no es excesivo porque seguimos en el 11% a 10 años. Ojo si nos acercamos al 13% porque entonces la cosa se pone seria y fea.

Siguiendo con el mercado de deuda, hoy el aspecto no es bueno, porque Alemania baja tipos pero la periferia los sube, así que la estructura es dañina para el riesgo y pone en evidencia que hay un cierto miedo a la inestabilidad política por parte de los nuevos partidos que se enfrentan a la austeridad, lo que trae el punto de mira a países como Italia o Portugal.

El último factor que tuvimos ayer estuvo en las divisas, otra vez. El EURUSD sigue bajando. Ayer cerró por debajo del 1,1 y hoy baja -0,4% a 1,0939.

Recordemos que el IPC subyacente de EEUU de abril repuntó y que Yellen dice que no sabe cuándo y que depende de los datos, pero que 2015 va a tener una subida de tipos segura, así que el mercado se ha puesto otra vez a descontar fortaleza del dólar, lo que mantiene la señal del RSI de salida de la sobrecompra y pérdida de su directriz alcista dando beneficios.