Se espera una nueva apertura alcista en Europa. Estos son los factores clave a considerar.


Aunque ya saben que tenemos que distinguir entre bolsas hoy en día, una cosa es Europa central que es super alcista, y en tendencia imparable, otra es el Ibex que como lo que le más pondera es banca y energía, pues al ser los peores sectores del eurostoxx no tira ni por equivocación, y otra tercera Wall Street que sigue congelado temeroso de los tipos de interés.

Es tiempo de ser bastante selectivos.

En general podemos decir que Europa sigue fuerte ante la debilidad del euro, y la QE.

A destacar que el futuro del petróleo americano está a poco más de 44 dólares el barril. Y esto no es una buena noticia para el sectorial europeo de energía, y volvemos a lo mismo de antes, en el Ibex la energía pesa bastante.

En China hemos tenido subidas ante comentarios del gobierno, de que va a defender el crecimiento a toda costa, y estas cosas ya saben que siempre suenan bien a las bolsas.

En EEUU todos los ojos puestos, en la reunión del miércoles de la FED, donde se va a ver una sola palabra. Esa sola palabra puede mover millones de dólares en las bolsas. Se va a ver si BlancaYellen y los 7 fednanitos quitan la palabra pacientes, en relación con los tipos de interés.

Si lo hacen se va a pensar que los tipos pueden subir en junio, algo que siguen sin descontar los mercados, relativamente confiados por la baja inflación. A cierre del viernes y mirando los futuros sobre fondos federales que es lo más fiable para estás cosas, solo se descontaba al 18% esta posibilidad, en cambio una subida en septiembre al 59%. Por lo tanto Wall Street tendría que bajar si al final pensara que la subida viene en Junio. Personalmente no veo clara ninguna subida, pues la economía está empeorando claramente, aunque la FED no parece verlo obsesionada con el crecimiento del empleo. Un crecimiento de empleo que cursa con subidas de los ingresos de los trabajadores por debajo de lo normal, lo que indica que es empleo de mala calidad.

No tenemos datos destacados durante la mañana en Europa.