Se espera una apertura moderadamente alcista en Europa.
Muy pocas novedades durante el fin de semana y las cosas siguen igual que las dejamos el viernes. La crisis de Ucrania y los ataques en Gaza, siguen manteniendo la tensión gepolítica en las bolsas.

Exclusivamente debemos esta apertura alcista al sorprendente cierra al alza, una más, de Wall Street.


Wall Street dio el viernes una demostración práctica de lo difícil que es cambiar una tendencia alcista tan fuerte como la actual, y el sentido de nula percepción del riesgo que se tiene hoy en día.

En cuanto se bajó algo el día anterior, tras 62 sesiones del S&P 500 sin bajar más del 1%, se consideró una señal de comprar desde más abajo.

Al final el Dow Jones terminó subiendo el 0,7%, el S&P 500 el 1% y el Nasdaq el 1,6%.

Google, el todopoderoso líder de internet fue el guía espiritual de la subida. Y es que ganó nada menos que el 4,2% superando con claridad los 600 dólares hasta los 605,11 tras dar resultados mejor de lo esperado.

Se ignoró la situación en Ucrania, que el día anterior era vital según el mercado, pasando del apocalipsis al amanecer de las amapolas en 24 horas, y eso a pesar de que Obama acusó ya con toda claridad a Rusia de estar detrás de una manera o de otra de la salvajada aérea del avión de Malasia. Tiene pinta de que esto va a suponer más sanciones para Rusia.

El VIX que el día anterior había ganado el 32,2% volvió a bajar con fuerza un 17,1% hasta 12,06.

Según datos de Reuters la campaña de resultados no va mal. Comentaba el viernes que de 82 compañías del S&P 500 que han publicado, el 68,3% han dado mejor de lo esperado, cuando la media de los últimos cuatro trimestres fue del 67%, y la media desde 1994 del 63%.

Movimiento técnico importante en el Russell destacado en todas las crónicas, porque con la subida de ayer volvió a meterse por encima de la media de 200 que ya saben que es un nivel muy importante para los operadores.

Como vemos en el gráfico choque contra la media y resistió el envite y además formando una envolvente alcista en velas japonesas justo encima lo que le da más valor.

En suma sigue la tónica alcista en Wall Street, y para el S&P 500 cada vez queda menos de súbida cómoda pues se acerca rápidamente a la zona de 2.000, número psicológico que no va a ser fácil pasar.


 



 




Por lo demás en Europa, la situación técnica sigue siendo la misma, gráficos laterales, y mientras el futuro del Dax no consolide y antes rompa claro, el nivel de los 9.800 no podemos fiarnos de ninguna subida. Misma historia para el Ibex que se mueve por debajo de la nube Ichimoku.

Por debajo de la zona de 10.450 cuidado pues podría irse el futuro del Ibex a buscar la media de 200 que pasa por 10.170 más o menos.

Mientras no pase por encima de 11.000 como poco ninguna subida es fiable.