Se espera una apertura claramente alcista en Europa. Estos son los factores a considerar.


Estamos ya ante el primer rebote serio en el último tramo alcista. Hay que recordar que las bolsas son muy asimétricas en sus movimientos. Cuando sube nadie dice nada, ni prohíbe los largos. Cuando se baja el banco central portugués ha estado todo el fin de semana haciendo declaraciones, y siguen prohibidos los cortos en Espirito Santo.

El banco central portugués ha ordenado de manera tajante a Espirito Santo que sustituya de inmediato a los directivos cesados, y que se distancia del grupo matriz lo más rápido posible. Además ha hecho todo tipo de declaraciones tranquilizadoras.

Por otro lado también está influyendo en el rebote, el hecho de que Wall Street cerrara el viernes con tranquilidad, dejando claro que sigue con su anestesia habitual por todo el dinero de los bancos centrales y las recompras de las grandes compañías.

La noche ha sido tranquila en Asia con subidas también claras en el Nikkei.

Desde el punto de vista técnico hay que tener la vista fija en el futuro del Dax. Mientras no supere los 9.800 ninguna subida es fiable. Ese fue el punto de ruptura en la caída. Por encima ya habría que empezar a ver el movimiento como más serio, aunque no volveríamos a tener vía libre alcista clara a corto plazo mientras no rompa los 10.000.

Hay que recordar que en esta semana se van a publicar muchos resultados en EEUU, los cuales también pueden ir moviendo mercado.

El sectorial bancario será el que más observado por los operadores, ya que en gran parte ha sido el motor de los recientes días de bajadas.

De momento el conjunto de gráficos nos muestra a corto plazo lateral, si bien las tendencias alcistas de fondo no se han perdido.