Se espera apertura ligeramente alcista en Europa, estos son los factores clave en el día.


Ayer Wall Street cerró bien con el S&P 500 en máximos históricos de nuevo. Y por una vez fue Europa la que arrastró a Wall Street. Todas las crónicas destacan que al estar cerrado EEUU el lunes y encontrarse con la fuerte subida que tuvo ese día Europa gracias a los resultados de las elecciones europeas, EEUU, tendió a igualar las cosas.

Además influyeron positivamente datos como los pedidos industriales mejor de lo esperado, y la confianza del consumidor que se mantiene a niveles no vistos, por buenos, desde el año 2008.

Los sectores más castigados en la corrección de semanas atrás como Nasdaq y Russell subieron  mucho más fuerte que los grandes índices.

Finalmente Europa ha conseguido tras el cierre de ayer romper los laterales que le atrapó durante muchos meses. La situación técnica por lo tanto pasa a ser muy positiva, pilotada evidentemente por el BCE y las medidas que va a tomar que es lo más importante para los operadores en este momento. Mientras el futuro del dax que es el que manda en Europa se mantenga por encima de los 9800 puntos, antiguo techo del lateral y ahora soporte clave, la tendencia es alcista para todos. El Ibex por ejemplo tendría vía libre para llegar a los 11.000.

Lo malo es que de subida cómoda queda ya poco margen, porque el futuro del dax se encuentra un toro muy difícil de lidiar de un momento a otro, en los psicológicos 10.000 puntos, una resistencia muy difícil de pasar a la primera. Su llegada a esa resistencia podría frenarnos a los de más.

Por lo demás bastante tranquilidad y pocas noticias, y destacar por último que la noche ha sido tranquila en Asia con el Nikkei subiendo el 0,24%.