Se espera una apertura moderadamente bajista en Europa ante el mal cierre de Wall Street que volvió a sufrir otro papelón de valores tecnológicos.


Todo parecía estupendo con el S&P 500 de nuevo acercándose por enésima vez a su zona de máximos históricos, y de nuevo por enésima vez, papelón en cuanto se acercó. Las ventas fueron especialmente agresivas especialmente en los mismos valores que más castigo están sufriendo, como los tecnológicos y los del Russell. Pero también en otros que hasta ahora estaban siendo favorecidos como las utilities que bajaron en su sectorial casi el 1,5%. Todo esto anuló la euforia post Draghi que había causado subidas por las mañanas. Este mal cierre en EEUU nos lastra en la apertura europea.

No obstante, lo de ayer de Draghi sigue en pie y esto puede ayudar a Europa en los próximos días. Habíamos vuelto al centro del lateral ante el desencanto en relación con que ya no se esperaba QE europea. En la primera parte del discurso de Draghi de ayer más desencanto al ver que seguía en la misma línea de no hacer nada de siempre, pese a la baja inflación y al insufrible nivel del euro.

Pero de repente soltó la bomba, que parecía querer decir que en junio sí van a hacer algo. ¿Y qué puede hacer? Pues seguramente bajar tipos y poner en negativo la tasa de depósitos. Aunque algunos operadores van a descontar QEs y todo tipo de historias en los próximos días. Esta va a ser una fuente alcista que va a durar bastante tiempo. Por el lado negativo tirarán, la incapacidad de Wall Street de seguir subiendo y los líos de Ucrania que están lejos de terminar.

De momento no se ha salido del lateral en Europa y hay que seguir vigilando la fea figura técnica del Nasdaq, si perdiera el 3.950.

El euro tras los comentarios de Draghi se ha alejado del 1,40, y podría seguir bajando en próximos días.

Más información sobre la apertura en nuestro vídeo diario de apertura.