Se espera una apertura en Europa confusa a la espera del evento central del día que es la reunión del BCE en donde casi todo el mundo está esperando alguna acción para apoyar la economía y luchar contra la deflación.
 

Al final sesión alcista en Wall Street que despertó tras el cierre de Europa en un nuevo movimiento que descuenta una acción por parte del BCE en Europa y el SP500 crea un nuevo cierre récord.

También animó las cosas el dato de pedidos a fábrica mejor de lo esperado y, sobre todo, un dato de ADP que no queda mejor de lo esperado pero que sí es superior al de febrero junto con una revisión al alza del dato de enero, lo que hace que el golpe del famoso mal tiempo se reduzca.

Ayer tuvimos dos intervenciones de miembros de la FED que hablaron sobre la primera subida de tipos. Por un lado Lockhart (Atlanta) dijo que la primera subida no está garantizada hasta como mínimo la segunda mitad del año que viene. Por su parte, Bullard (St. Louis) espera la primera subida en el primer trimestre de 2015.

Por otro lado, también positivo el anuncio de que China apuesta por los ferrocarriles creando u fondo de desarrollo enorme junto con más medidas para favorecer el consumo interno y del que hablaremos algo más en el día de hoy. Precisamente este factor animó las cosas en el súper sector de recursos básicos, materias primas, SPDR industrial y materiales en EEUU.

Hablando de China, el PMI de no manufacturas de marzo baja a 54,5 desde 55. ¿Muy alto? Es que es el oficial. El de servicios baja a 52,8 desde 53,8 y el de construcción sube a 61,3 desde 59,9. Este último lo vamos a tener que vigilar por los efectos de los estímulos, que cada vez están más cerca.

En multitud de ocasiones hemos visto que el PMI oficial no coincide con el de HSBC y ahora tampoco, para no perder la costumbre. El de antes hemos visto que baja, y el de HSBC de servicios sube a 51,9 desde 51.

Ayer Grecia fue el protagonista de la sesión en el mercado secundario de deuda por una fuerte bajada de los tipos que nos bajó casi hasta el 6% y hoy tenemos subastas de largo plazo en España.

El protagonista de hoy, sin duda, es el BCE y su decisión sobre tipos. Recordemos que los datos de inflación salen cada mes peores, no sólo el IPC, sino también el PPI entre otros indicadores. El FMI no para de presionar para que Draghi tome cartas en el asunto pero de momento no hace caso. Incluso le han dicho que puede utilizar medidas no convencionales, léase un QE a la europea, incluso el Bundesbank pareció estar a favor, pero ya vimos hace poco que se matizaron sus palabras y es seguro que Alemania sigue siendo el mayor escollo para poder dar pasos en esta dirección porque el trauma de los alemanes con la hiperinflación es enorme, pero también hay mucho en su inmovilismo de “mantener la presión para que así la periferia haga cambios”.

En resumidas cuentas, hay bastante descontado con una acción del BCE, pero no todo, aunque el potencial de decepción es enorme y hay que seguir con lupa la rueda de prensa de Draghi a las 14h30.

A esa hora también tenemos otro punto importante del día, pero no tanto, el paro semanal de EEUU que volverá a recordarnos que mañana tenemos el dato de empleo de EEUU y que será la guinda a una semana que se ha centrado exclusivamente en estos dos eventos.