Se espera una apertura en Europa alcista con los ojos puestos en la reunión del BCE de esta semana para ver si hay acciones para apoyar a la economía o lucha contra la deflación. De fondo tenemos la semana del dato de empleo de EEUU de marzo y la eterna esperanza de ver estímulos en China.
Con respecto a la sesión americana el viernes, siguen los bandazos erráticos laterales, y siguen los papelones sobre biotecnología y otros sectores muy sobrevalorados.

Al cierre de ayer finalmente Wall Street consiguió terminar al alza. El Dow Jones subió 0,36%, el S&P 500 el 0,46% y el Nasdaq el 0,11%.

La sesión fue muy parecida a las anteriores. Intentos de subida considerables, e inmediatamente aparecían fuertes cantidades de papel. Y al final aunque se subió se sigue en tierra de nadie, con muy poca claridad sobre lo que va a pasar a continuación.

En las crónicas oficiales se le da el mérito a la subida al dato de gastos personales, pero la realidad es que la revisión del dato del mes anterior a la baja, llevó a varios bancos a rebajar la previsión de PIB de EEUU del primer trimestre, con lo cual difícilmente esta ha podido ser la causa. Realmente, se está moviendo en lateral desde hace días, y los bandazos arriba y abajo, no suelen responder a ninguna razón.

En todo caso algo ayudaría, el contagio por la fortaleza de Europa que lleva varios días muy buenos, y las declaraciones del premier chino afirmando que iba a tomar medidas de apoyo a la economía, incluyendo más gasto en infraestructuras.

En los papelones una vez más se vendió agresivamente el sector maldito de los últimos días que es de biotecnología. El sectorial del Nasdaq de biotecnología bajó 2,8% ayer nada menos, y en la semana ha perdido el 7%. Esto lastró al Nasdaq, que fue el que menos subió.

Se vio claramente rotación de dinero que salía de este tipo de valores hacia defensivos.

En suma, bandazos erráticos, en un mercado lateral, dentro del cual, se sigue rotando de los valores más sobrecomprados y sobre todo más sobrevalorados, hacia otros más razonables y bonos.

En Europa tuvimos una sesión nuevamente alcista con un nuevo tirón de las exportadoras, aunque ahora ya más puntual

Un punto especial fueron las aseguradoras que estuvieron en rojo todo el día por malas vibraciones desde el sector en Reino Unido por un miedo atroz al anuncio de los reguladores de revisar sus políticas desde nada menos que 1970 y mirar con especial cuidado el trato que se le ha dado a los clientes en el mercado de seguros de vida. Una amenaza que ya hemos visto en más sectores financieros y el miedo a tener esqueletos en el armario es tan alto que cada vez que avisan de una revisión, los inversores se ponen a temblar por las posibles multas que dilapiden los beneficios actuales y futuros. También, las compañías con los libros cerrados han recibido mucho daño porque las variaciones futuras por nueva regulación son muy costosas y complejas. Intentando calmar los ánimos, el regulador ha dicho que no tiene intención de revisar todos los casos uno a uno desde la fecha comentada, ya que considera que si lo que se hizo en aquellas fechas estuvo de acuerdo a la legislación vigente, lo deja como está, por lo que se rebajó un poco al miedo retroactivo de las nuevas posibles normas.

Por lo demás, el mercado siguió subiendo a lomos del supuesto visto bueno del Bundesbank a las medidas que pueda tomar el BCE para defender la economía y la inflación, pero, como dijimos el viernes, cuanto más se descuente, más potencial de decepción. Muchos están mirando una muestra de esas acciones en la próxima reunión del BCE, pero tengan en mente lo que ha dicho este fin de semana Weidmann:

Cuidado con lo que han descontado las bolsas esta semana a la luz de las declaraciones de Weidmann de hoy mismo.

1- La eurozona no está en deflación, la baja inflación está causada por cuestiones cíclicas y temporales y por tanto el BCE no tiene que sobrereaccionar a esta cuestión.

2-Dice (y es verdad) que dos tercios del problema está en manos de la energía y de la alimentación.
3- Sólo se debería actuar, en un supuesto de efectos de segunda ronda.

Más claro agua. Si parece que aceptaría soluciones como las que el mercado está especulando pero desde luego no a corto plazo. Se va a oponer a que el BCE haga nada a corto plazo, y puede que no sea eso lo que han descontado las bolsas.

Por lo tanto, el mercado ha asumido algo que le sostiene y le impulsa, y debemos tener mucho cuidado y ese factor de debilita o desaparece.

Recordemos que hoy es el último día de mes y podemos ver la prepauta del primer día mes, consistente en ventas casi sin explicación para entrar compras mañana casi, también, sin explicación aparente.

Tengamos en cuenta que las exportadoras han sido de las más beneficiadas de todo el movimiento generado por el Bundesbank, algo visto mucho en la bolsa alemana tanto en marcas de coches (automoción y recambios) como en algunos valores de semiconductores, así que no hay que perder de vista a estos súper sectores.

En el día de hoy tenemos que Alemania ha presentado unas cifras de ventas minoristas de febrero que sube +1,3%, mucho mejor de lo esperado que era un descenso de -0,5% desde el +1,7% anterior, en la interanual tenemos una mejora del +2%, mucho mejor de lo esperado también que era+0,8% desde el +0,94% anterior. Es uno de los puntos alcistas de la apertura.

Siguiendo con datos macros conocidos antes de la apertura, veremos qué tal le sienta al mercado el giro electoral en Francia junto con una lectura detallada del PIB del Q4 de 2013 que queda en el +0,3% esperado y con un CAC en máximos de este año hoy.

En España hay novedades, ya que el secretario general del Tesoro español en una entrevista que se está estudiando la emisión de deuda a 50 años, lo que aumentaría la vida media de la deuda en una zona no explorada.

Para Italia malas noticias, porque según el primer ministro italiano van a recortar sus previsiones de crecimiento para el país este año desde el +1,1% hasta una horquilla entre el +0,8% y +0,9%.

Hoy tenemos cifras de inflación en Europa, por lo que podemos tener más volatilidad de lo esperado precisamente por lo que el mercado espera que el BCE haga y los cometarios de Weidmann de este fin de semana, así que toca ir con cuidado. No olvidemos que tenemos reunión del BCE este jueves. Es más, muchos ven la tendencia a la baja de la inflación muy sólida y encima en la prensa alemana se cita un documento filtrado en donde se habla de una potencial subida de tipos para Alemania y que los bonos a 10 años en el país podrían superar el 2%, por lo que debemos estar muy pendientes de la evolución a la baja de los precios del Bundy de alguna información más que pueda aparecer al respecto, ya que Alemania tiene en esta crisis un largo historial de acciones en contra del BCE.

Por otro lado, sigue en la mente de los operadores la idea de ver estímulos en China para frenar el deterioro en su economía a base de incrementar las inversiones en infraestructuras, por lo que materiales y constructoras tienen un punto positivo.

No olvidemos que a finales de esta semana tenemos el dato de empleo de EEUU de marzo y que ahora la interpretación de los datos macro se ha establecido en “cuanto más algo mejor”, ya que se necesita una economía fuerte para poder aguantar los recortes del QE.