Se espera una apertura moderadamente alcista en Europa por dos motivos principales.

En primer lugar porque ayer Wall Street en un día de muchos bandazos terminó al final bajando pero lejos de los mínimos del día. Se vendió con agresividad un día más, biotecnológicas, cosas raras de internet, tecnológicas, empresas del Russell en un proceso de gran rotación, en el que se está vendiendo lo que más lleva subido. Hoy decía Bloomberg que en la semana han salido de etfs que invierten en renta variable casi 6.000 millones de dólares, mientras que suben las entradas en bonos.

Pero al final funcionó una vez más el fuerte soporte que le supone al S&P 500 la media de 50 días y se salvaron los muebles. Esto es un primer factor positivo para Europa. No obstante, hay que ver que a pesar de los titulares de los periódicos de tantos días, que si se estaba rompiendo máximos históricos, que si no, la realidad es que el S&P 500 no gana absolutamente nada en lo que va de año.

El segundo factor positivo, es una declaración que ha hecho esta noche el premier chino. En los últimos días el mercado ya había especulado con medidas del gobierno chino para apoyar la economía, aunque nadie tiene demasiado claro cuales, dado lo complejo de manejar que este país.

Pues bien hoy el premier chino ha confirmado que efectivamente está pensando en ello, y que una de las cosas que quieren hacer es invertir en infraestructuras.

Este tipo de cosas gusta mucho a las bolsas, y especialmente debería gustar a los sectoriales de materiales básicos, pues más infraestucturas puede suponer nuevas compras fuertes de metales y todo tipo de materiales.

Por lo demás Europa sigue atrapada en lateral, y sigue el flujo de dinero que está entrando sobre todo en deuda especulando con que el BCE puede tomar medidas. El bono español está en rentabilidades de 2005 ahora mismo.

Más información en el vídeo de apertura.